NAC145.. MADRID, 22/12/2011.- El ministro de Economía y Competencia, Luis de Guindos, junto a su antecesora en el cargo, Elena Salgado (c), y a la hasta ahora ministra de Ciencia, Cristina Garmendia, a la que también ha recogido su cartera ya que algunas de sus competencias pasan a estar bajo el paraguas de Economía. EFE/J.J.Guillén | J.J.Guill

0

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, se comprometió ayer a volver a los niveles de crecimiento, generación de empleo y prosperidad «que nunca debimos haber dejado» en España, aunque ha reconocido que en los actuales momentos de crisis ahora le toca «bailar con el más feo». «Vivimos momentos difíciles, y crisis múltiples -internacional, en España, en el euro-, pero hay un elemento básico que me da tranquilidad, y es que este país en momentos difíciles siempre ha tomado las decisiones correctas», dijo De Guindos tras tomar posesión de su cartera en la sede de la calle Alcalá.

De Guindos también tuvo palabras de agradecimiento y reconocimiento para el equipo saliente y consideró que «siempre han estado a la altura». Especialmente reconoció el «esfuerzo y dedicación» de su predecesora, Elena Salgado, a la que «le ha tocado bailar con el más feo», admitió.

Esfuerzo

Por su parte, el nuevo ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, aseguró en su discurso de toma de posesión que llega al cargo «para trabajar por España y decir que esta crisis va a acabar pronto con el esfuerzo de todos». «No estamos aquí para hacer recortes, estamos para hacer reformas», incidió.

La prensa europea, en todos los países, destaca que el nuevo ministro de Economía sea Luis de Guindos y su pasado como alto cargo de Lehman Brothers. En el Reino Unido, el Financial Times señala además que Rajoy ha depositado su confianza en De Guindos para aplicar las medidas de austeridad para reducir el déficit. En Alemania, la radio pública Deutschlandfunk alude al nombramiento de De Guindos, y recuerda su anterior cargo al frente de Lehman Brothers en España y Portugal.