El cooperante mallorquín secuestrado en el Sahara, Enric Gonyalons.

7

Un grupo disidente de la célula terrorista de Al Qaeda en el Magreb Islámico reivindicó ayer el secuestro del cooperante mallorquín en el Sáhara, Enric Gonyalons, y de sus compañeras Ainhoa Fernández y Rosella Urru, de nacionalidad italiana. Precisamente hoy se cumplen 50 días desde que los tres cooperantes fueron secuestrados cuando trabajan en los campamentos saharauis de Tinduf (Argelia).

«Es el grupo Jamat Tawhid Wal Jihad Fi Garbi Afriqqiya, en el Oeste de África. Reivindicamos la operación que tuvo lugar el 23 de octubre en Tinduf, donde fueron secuestrados dos españoles y una italiana», según han reivindicado a través de un doble mensaje, de audio y escrito, enviado al corresponsal de la agencia gala France Press en Bamako (Malí).

Los hechos

Fernández de Rincón, Gonyalons y Urru fueron secuestrados en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf por un grupo de desconocidos que llegaron en un vehículo todoterreno. Enric Gonyalons pertenecía a la ONG vasca Mundubat, mientras que Ainhoa Fernández pertenecía a la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Extremadura. Algunas fuentes aseguran que uno de los secuestrados podría estar herido y señalan en concreto a Gonyalons.

Desde que se perdió la pista de los cooperantes en los campamentos de Tinduf poco se ha sabido del secuestro, aunque las sospechas es que pudieron ser trasladados a Mauritania.

Esta misma semana, dos ciudadanos saharauis fueron detenidos por la Policía antiterrorista mauritana en la segunda ciudad del país, Nuadibú, por su presenta vinculación con el secuestro de los dos españoles y la italiana. La operación se produjo tras días de vigilancia a los sospechosos, que compartían el mismo apellido: Ahmed Baba.

La Policía mauritana atribuía a ambos ciudadanos la responsabilidad «directa» del secuestro. Según sus informaciones, ambos sospechosos habrían ofrecido los rehenes a Al Qaeda en el Magreb a cambio de importantes cantidades de dinero. Después de estas detenciones, la organización Al Qaeda desmintió tener nada que ver con el secuestro.

Finalmente ha sido una rama escindida de esta organización terrorista la que asegura tener en su poder a los tres cooperantes, entre ellos al mallorquín Enric Gonyalons.