Fotografía cedida por el Ministrio del Interior del presunto etarra Alejandro Zobaran Arriola, "Xarla", uno de los cuatro presuntos etarras detenidos en Francia.

1

La Policía francesadetuvo anoche en el norte del país a cuatro presuntos miembros de ETA, uno de los cuales ha sido identificado como Alejandro Zobaran Arriola, «Xarla», considerado el actual jefe militar de la banda terrorista. Otro de los etarras detenidos es Mikel Oroz Torrea, «Peru», considerado el máximo responsable de la fabricación de explosivos de la banda.

Así lo han informado a Efe fuentes de la lucha antiterrorista, que han precisado que la confirmación de la identidad del detenido está pendiente del cotejo de sus huellas dactilares y han señalado que la operación continúa abierta y no se descartan nuevos arrestos en las próximas horas.

«Xarla» es el sexto jefe militar de ETA detenido desde que el 20 de mayo de 2008 fue capturado en Burdeos Francisco Javier López Peña, «Thierry», considerado el número uno de la banda.

Desde entonces, las Fuerzas de Seguridad han detenido a los cinco terroristas que sucedieron a éste al frente del aparato militar de la organización: Mikel Garikoitz Aspiazu, «Txeroki» (noviembre de 2008); Aitzol Iriondo (diciembre de 2008); Jurdan Martitegi (abril de 2009), Ibon Gogeaskoetxea (marzo de 2010) y Mikel Kabikoitz Carrera Sarobe, «Ata» (mayo de 2010).

El arresto de «Xarla» y de los otros tres supuestos etarras ha tenido lugar sobre las 21:00 hora española de hoy en la localidad de Beaulencourt, en el departamento de Pas-de-Calais, cerca de la frontera con Bélgica, y ha sido efectuado por agentes de la Policía judicial gala (SDAT).

Las Fuerzas de Seguridad francesas vigilaban a los cuatro presuntos etarras, todos varones, desde hace varios días, ya que habían despertado las sospechas del propietario de la vivienda en la que se alojaban.

Este lo comunicó a la Gendarmería, que trasladó la denuncia a la Policía judicial, que se puso en contacto con la Comisaría General de Información de la Policía española para confirmar los datos recabados durante sus labores de vigilancia, que incluían el seguimiento de los sospechosos cuando se desplazaban en alguno de los dos vehículos que tenían a su disposición.

De hecho, después de practicar las detenciones la Policía ha comenzado a registrar la vivienda y los dos automóviles, que llevaban las matrículas «dobladas», es decir, placas correspondientes a otros coches del mismo modelo que los suyos.

Las fuentes consultadas insistieron en que los supuestos etarras podían ocupar un lugar importante en la estructura de la banda y, más concretamente, en su aparato logístico, encargado de suministrar armas y explosivos a los comandos y prestarles infraestructura.

Antes de llegar a la cúpula de ETA, Zobaran formó parte del «comando Urederra», desarticulado en marzo de 2007 y encabezado por José Angel Lerín, alias «Jacinto».

Posteriormente se integró junto con Faustino Marcos Alvarez, detenido en Portbou (Girona) en febrero del año pasado, en un «talde» dedicado a la elaboración de explosivos, a la sustracción de vehículos y a la falsificación de placas de matrícula que trabajaba a las órdenes de Mikel Oroz Torrea.

Según el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska, cuando Marcos fue detenido el 16 de febrero de 2010 trataba de entrar en España para montar un almacén y un taller de explosivos.

El norte de Francia ha sido en los últimos años el escenario de la detención de significados miembros de ETA, como la del también jefe militar de la banda Ibon Gogeaskoetxea el 28 de febrero del año pasado en una casa rural de la Baja Normandía.

Junto con él fueron arrestados Beñat Aginagalde y José Lorenzo Ayestarán, que según el Ministerio del Interior formaban un comando que se preparaba para entrar en España.