0

Los 148 pasajeros que permanecieron ayer durante tres horas bloqueados en un tren en medio de la nieve debido a una avería llegaron sobre las 11.25 horas en un convoy de cercanías a Reinosa (Cantabria), desde donde reanudaron en autobuses el viaje a sus destinos.

El tren, un Alvia que cubre el trayecto entre Santander y Madrid, se detuvo poco después de las 08.00 horas en el kilómetro 430,700, entre Lantueno y Reinosa, por una avería provocada por las bajas temperaturas registradas en la zona, de hasta 13 grados bajo cero.

La avería se produjo en el pantógrafo, el mecanismo con el que el tren capta la energía que necesita para circular de la catenaria, que se congeló.

Los viajeros permanecieron durante tres horas dentro del tren, en medio de una montaña, con una temperatura en el exterior de hasta 13 grados bajo cero y sin calefacción, que no funcionaba por la falta de electricidad.

Tranquilos

Una pasajera que iba a bordo del tren relató que los viajeros, que fueron atendidos por el revisor, estuvieron en todo momentos tranquilos y que no se produjo ninguna protesta.

Sobre las 11.10 horas, un tren de cercanías llegó al lugar de la avería para trasladar hasta Reinosa a los pasajeros, que, desde esta ciudad, reanudaron en tres autobuses el viaje a sus destinos: Palencia, Valladolid y Madrid.

Los pasajeros, entre los que había personas mayores, bajaron del tren averiado ayudados por agentes de la Guardia Civil. Después anduvieron varios metros por las vías cubiertas de nieve para subir al tren que les llevó hasta Reinosa.

El tren averiado, a unos dos kilómetros de Reinosa, mantiene bloqueada la vía, lo que obligó a suspender varios servicios de cercanías y de media distancia, a Valladolid.

Los viajeros que ayer tenían previsto utilizar el Alvia para desplazarse a Madrid desde Valladolid lo hicieron en otro tren, que llegó a la capital con unos 15 minutos de retraso, mientras que los que iban a subir en Palencia se desplazaron en autobús.

Renfe esperaba despejar la vía sobre las 13.00 horas de ayer, reparando el tren o remolcándolo.