Imagen de archivo de una corrida de toros celebrada en Palma el pasado mes de agosto, en la que participó El Cid. | Pere Bota

16

El pleno del Senado ha rechazado hoy, por 129 votos en contra, 117 a favor y una abstención, una moción del PP para declarar los toros bien de interés cultural, tras un debate en el que este grupo ha anunciado que estudia recurrir ante el Tribunal Constitucional la prohibición de las corridas en Cataluña.

Todos los grupos de la Cámara, excepto el PP y la senadora de UPN María Caballero, se han pronunciado en contra de esta moción, que ha defendido el portavoz del PP, Pío García Escudero.

García Escudero ha dicho que la fiesta de los toros es parte de la historia, el arte, la tradición, el sentimiento y la emoción de España, en un discurso plagado de referencias literarias, en el que ha hecho un repaso histórico y sociológico de este espectáculo.

«El toro es un artista, como el pintor, el escultor, el compositor, el poeta o el escultor», ha señalado el portavoz del PP quien ha señalado que la diferencia es que el torero «tiene que adaptarse inmediatamente a la materia prima», «a las características del toro», «improvisar», y «necesita la inspiración inmediata».

«Ha de crear su obra de arte en 20 minutos, sin posibilidad de corregir. Y en todo momento se está jugando la vida», ha continuado.

El portavoz del PSOE, Roberto Lertxundi, que se ha declarado aficionado a los toros, ha explicado el voto en contra de su grupo en que la declaración de bien de interés cultural no es competencia del Estado, sino de las comunidades autónomas, y ha acusado al PP de haber hecho «más daño» a la fiesta del toro al decidir traer esta moción al Senado.

«El 'no' a su moción no es un no a la fiesta, sino estrictamente un no al procedimiento escogido», ha indicado Lertxundi quien ha invitado al PP a retirar la moción antes de que fuera sometida a votación por el pleno.