0

El Gobierno no se fía del anuncio de alto el fuego realizado por ETA y lo ve insuficiente, porque considera que no aporta nada nuevo. El Ministerio del Interior continuaba ayer analizando el vídeo antes de hacer pública una posición oficial.
Por su parte, el consejero de Interior del Gobierno vasco, Rodolfo Ares, denunció que el comunicado de ETA es «insuficiente, ambiguo y fraudulento» porque no anuncia un abandono definitivo de las armas y dejó claro que la Ertzaintza y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado «no están en tregua».
El consejero dijo que cualquier declaración que se hace de un cese, «aunque sea temporal, de atentados terroristas es una buena noticia, pero inmediatamente tengo que decir que el comunicado es absolutamente insuficiente, porque no responde a lo que la inmensa mayoría exige a ETA, que es que deje definitivamente la actividad terrorista».
Expectativas
Para Ares, el comunicado «ni siquiera responde a las expectativas que algunos habían creado, ni a las exigencias y emplazamientos que los dirigentes de la izquierda abertzale venían haciendo a ETA».
Ares ha insistido en que no hay ninguna posibilidad de negociación con la banda terrorista, subrayando que «la posibilidad de que el terrorismo acabara mediante el diálogo la enterró ETA en el atentado de Barajas».
La secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, ve el anuncio como «claramente insuficiente» porque la sociedad española necesita que ETA abandone y se disuelva.
Desde el PP, su vicesecretario general de Política Autonómica, Javier Arenas, ha recordado que en su partido tienen ya experiencia de «altos el fuego y treguas por parte de ETA» que «han terminado siempre igual: muy mal». El presidente de este partido en Euskadi, Antonio Basagoiti, coincide en que «tiene toda la pinta de ser un movimiento táctico».
Negociación
Mientras, para el ex ministro del Interior con el PP Jaime Mayor Oreja, el anuncio es «una pieza» más en la «negociación» del Gobierno con ETA.
Por su parte, el PNV lamenta el contenido de un comunicado que «no es el que ETA debe a la sociedad vasca ni el que ésta esperaba».
Sólo la izquierda abertzale ha valorado el alto el fuego como «una aportación de valor incuestionable para la instauración de la paz y la consolidación de un proceso democrático». Para este colectivo, el anuncio hace «irreversible la apertura de una nueva fase política en Euskal Herria».
Mientras, para EA la decisión debe ser «un primer paso» hacia una «tregua indefinida y verificable que defina un escenario de paz» y es una noticia «alentadora», y para Aralar la noticia es «positiva e importante», aunque ETA tiene que declarar «el cese unilateral y definitivo de su actividad».