2

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska decreó ayer noche el ingreso en prisión de Gurutz Agirresarobe, acusado del asesinato del jefe de la Policía Municipal de Andoain (Guipúzcoa) Joseba Pagazaurtundua en 2003, ya que el ADN hallado en lugar del crimen coincide con el del presunto terrorista.

El magistrado, que ha adoptado esta decisión a instancias del fiscal Luis Barroso, imputa al detenido los delitos de integración terrorista, asesinato terrorista y tenencia ilícita de armas.

Además, Marlaska ha ordenado el ingreso en prisión eludible bajo fianza de 30.000 euros para Aitziber Ezkerra, detenida el pasado martes junto a Agirresarobe y a la que también imputa un delito de integración en banda armada y asesinato terrorista por cooperación necesaria.

En su auto, el juez relata que sobre las 9:30 del 8 de febrero de 2003, Agirresarobe se dirigió al bar Daytona de Andoain "vistiendo prendas de invierno oscuras" y con la cabeza cubierta con un gorro que le tapaba la frente, y se sentó en un taburete de la barra donde pidió un café con leche, que no llegó a pagar.

Antes de que éste entrara en el establecimiento, lo había hecho Pagazaurtundua, "como lo hacía todos los días y en el mismo horario", quien se sentó en la mesa que "gozaba de mejor ángulo de visión sobre la puerta de entrada" ya que era una persona señalada como posible objetivo de ETA.

El supuesto terrorista, miembro legal de ETA (no fichado por las Fuerzas de Seguridad), permaneció sentado durante unos treinta minutos en el mismo sitio, uno de los pocos del local donde no alcanzaba el espacio visual que dominaba la víctima.

Así, sobre as 9.55 horas, cuando sólo quedaban en el bar otras tres personas, entre empleados, clientes y el propio terrorista, éste, "de forma inopinada", se bajó del taburete y se dirigió a Pagazaurtundua, que no pudo percatarse de la acción, y disparó contra él "cuatro proyectiles en zonas vitales que causaron su fallecimiento", tras lo que huyó.

Las personas que se quedaron en el bar llamaron inmediatamente a las asistencias médicas y durante esos minutos que tardaron en llegar "no tocaron ninguno de los objetos existentes en el local", donde se incautó como "significativa" la taza de café consumido por Agirresarobe de la que se extrajo "suficiente perfil" para elaborar un informe sobre su ADN.

Marlaska añade que tras la desarticulación en marzo de 2009 del "complejo Donosti", integrado, entre otros, por los presuntos terroristas Manex Castro, Beñat Aguinagalde -supuesto asesino del ex concejal socialista de Mondragón Isaías Carrasco-, así como la posterior detención de Ibai Beobide el pasado 13 de febrero, se realizaron investigaciones para "concretar" quién formaba el comando.

Como resultados de esas pesquisas, apunta el auto, se ha constatado que Agirresarobe mantenía relaciones con algunos de los anteriores detenidos, puesto que formaban parte del mismo equipo de rugby, lo que hizo que las Fuerzas de Seguridad comenzaran a seguirle.

Durante esos seguimientos, el pasado 26 de mayo los agentes recogieron una evidencia indubitada suya de un recipiente usado en una consumición, que tras ser analizado corresponde con el de la evidencia aprehendida en el lugar del atentado.

Para el magistrado, esta prueba técnica-científica resulta de "máxima fiabilidad", aunque durante la declaración de hoy ha pedido que se le practique una nueva prueba de ADN, lo que Agirresarobe no ha aceptado, si bien en la comparecencia éste ha pedido una botella de agua, "la cual perfectamente sellada, le ha sido abierta y entregada" por la secretaria judicial.

Tras esto, el juez ha dictado un nuevo auto acordando la realización de una nueva prueba de ADN del acusado.

Respecto a Ezquerra, que deberá comparecer quincenalmente en el juzgado una vez que haya depositado la fianza acordada para salir de prisión, el juez sostiene que el día de los hechos trasladó al que fuera su pareja sentimental al bar Daytona y después le ayudó a huir de Andoain, pues colaboraba con ETA "realizando distintas funciones, entre ellas la de trasladar a distintos miembros de la banda".

Señala que el mismo año del asesinato de Pagazaurtundua, Ezquerra fue imputada por colaboración terrorista ya que su nombre aparecía en la documentación intervenida un año antes al ex jefe militar de ETA Ibon Fernández Iradi, "Susper".

Además, el juez relata que a Agirresarobe se le han incautado unos 6.000 euros "con origen en la recaudación de un día de la txozna de apoyo a los presos colocada en las últimas fiestas de Hernani (Guipúzcoa)", la mitad de cuya suma se la hizo llegar Ezquerra al recogerla ésta personalmente.