El 66 por ciento de los controladores aéreos de baja reciben el alta tras la revisión médica. | Jaume Morey

7

Un 66,34% de los controladores aéreos que estaban en situación de baja recibieron el alta tras pasar las revisiones médicas establecidas específicamente para este colectivo por las incidencias surgidas en los aeropuertos españoles, según datos de la Seguridad Social hasta el pasado 27 de julio.
En un comunicado, el Ministerio de Trabajo e Inmigración detalla que 136 de los 205 trabajadores que acudieron a las revisiones fueron dados de alta médica, y en ellos se aprecia «una elevada frecuencia de procesos de enfermedades de muy corta situación».
Frecuencia
«La frecuencia se encuentra incluso por encima de la que es habitual en momentos tales como epidemias de gripe o alergias estacionales, y hasta la fecha no se había producido ningún caso con una incidencia similar de bajas», indica el Gobierno.
Tanto la Inspección Médica de la Seguridad Social como los propios Servicios Públicos de Salud están realizando un seguimiento específico sobre las bajas de los controladores que expiden los médicos de atención primaria.
Para realizar tal seguimiento, ambas administraciones citan a reconocimiento médico a los controladores en situación de incapacidad temporal para valorar su situación, aunque «en bastantes ocasiones el examen médico no se efectúa, debido a que el propio controlador acude a su médico de atención primaria a solicitar el alta médica».
En las últimas semanas diversos aeropuertos españoles sufrieron retrasos y cancelaciones debido al alto número de controladores que se encontraba en situación de baja, tanto de larga duración como sobrevenidas.
El secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, considera «justificado» el operativo de inspecciones médicas a los controladores que estaban de baja tras conocerse que un 66,34 por ciento de ellos han sido dados de alta tras pasar la revisión o pedirlo voluntariamente.
En declaraciones a la prensa, Granado manifestó que en dos de cada tres casos los controladores han vuelto a trabajar tras la inspección, cuando lo habitual es que esto sólo ocurra en una de cada seis inspecciones.
En su opinión, «no parece normal» que en un colectivo de unos 2.000 trabajadores haya 250 de baja laboral al mismo tiempo, como ahora ha confirmado el resultado de la inspección.