Zapatero y Montilla, en La Moncloa, en su primer encuentro tras la sentencia del Constitucional. | JUAN MEDINA

0

El presidente de la Generalitat, José Montilla, reclamó ayer en La Moncloa al jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, «gestos políticos» para recuperar el pacto estatutario tras la sentencia del Constitucional, una petición que el Gobierno respondió tendiendo puentes para el entendimiento.

Tras más de dos horas de reunión, tanto Montilla como la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, encargada por parte del Gobierno de informar de los resultados del encuentro, aseguraron compartir lo «esencial» de su diagnóstico sobre las consecuencias que el fallo del TC ha tenido.

Problema nacional

Montilla aseguró sentirse «razonablemente satisfecho» por el encuentro, ya que en el mismo tanto él como Zapatero coincidieron en la «magnitud» del problema ocasionado por la sentencia y en que no es un problema de Catalunya, sino de España.

Reconoció que no se ha llegado a ningún acuerdo, porque no se trataba -dijo- de ello, pero Zapatero comprendió, según Montilla, que se ha generado un problema político y, por tanto, la solución debe ser política, por lo que pidió gestos en este sentido.

El Gobierno, por su parte, insistió en su mensaje de los últimos días y se comprometió a tender puentes para restituir el entendimiento institucional con Catalunya y la confianza que se ha visto dañada.

Ambos presidentes, De la Vega, constataron además la voluntad de desarrollar el gran potencial de autogobierno del Estatut partiendo de la sentencia sobre la norma básica catalana.

Montilla subrayó que los daños «morales» que ha generado la sentencia son más «graves» que los materiales, ya que se ha producido un ataque a la «dignidad» de los catalanes y a sus «justas demandas y razones».

Por su parte, el líder de CiU, Artur Mas, aseguró que la reunión entre Zapatero y Montilla ha sido una escenificación y «un brindis al sol» de cara a las próximas elecciones catalanas.

Mas remarcó que a dos o tres meses de las elecciones autonómicas «este tipo de reuniones no sirve para nada». El líder de CiU añadió que se «huele» que esta reunión entre acabará como muchas otras, «con un brindis al sol, muy buenas palabras y muchas promesas».

Mas criticó a Zapatero porque «sus promesas ya sabemos como acaban, se las lleva el viento».