Rajoy acusa a Zapatero de «jugar con el Estado como si fuera un Mecano»

| Barcelona |

Valorar:
preload
Mariano Rajoy clausuró ayer la escuela de verano del PP celebrada en Sitges

Mariano Rajoy clausuró ayer la escuela de verano del PP celebrada en Sitges

18-07-2010 | Efe

En su primera visita a Cataluña tras divulgarse la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut, Mariano Rajoy se refirió a esta polémica para reprochar a Zapatero que haya engañado «a todos» en este proceso y para defender la vigencia de la Constitución y el valor de los consensos en torno a ella.

Rajoy, que clausuró la escuela de verano del PP, celebrada en Sitges (Barcelona), comentó que Zapatero trata ahora «de perpetrar un nuevo engaño» y anunció «no sabemos qué para interpretar la sentencia del TC», en alusión a su compromiso de impulsar algunas reformas legales para recuperar aspectos del Estatut recortados por el Constitucional.

En este contexto, Rajoy arremetió contra el presidente del Gobierno al comentar: «juega con el Estado como si se tratara de un Mecano. Se sitúa fuera del límite del campo de juego y debería haber aprendido que quien actúa como aprendiz de brujo acaba generando demasiados problemas a los demás».

El líder del PP, que centró gran parte de su intervención en la economía española y dedicó al Estatut los minutos finales de su discurso, calificó el proceso de reforma de esta ley orgánica de «historia de un engaño» cuyo «protagonista principal» es el presidente del Gobierno. Lamentó que mintiera primero a los catalanes, al PSC, a CiU y luego «a todos» al prometer que esa reforma era plenamente constitucional.

Pero también fue crítico con la actitud del presidente después de conocer la sentencia al censurarle que diera primero por cerrada la «descentralización política» y que dijera que el objetivo estaba cumplido, y luego se haya mostrado dispuesto a cambios legales para recomponer el Estatut.

Rajoy hizo hincapié en que convocará «a todos a un proyecto común» que rechace «la visión y el enfrentamiento», que «sume y no reste», y reivindicó una España «que respete y entienda los sentimientos de todos y que abrigue la fuerza de la unidad». También dejó claro que, a diferencia del presidente del Gobierno, él «no va a engañar a la gente ni a hacer demagogia».

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.