Previous Next
2

El líder del PP, Mariano Rajoy, pidió ayer al jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, que disuelva el Parlamento y que convoque elecciones, «porque su tiempo señor presidente del Gobierno -le ha dicho- se ha agotado y lo sabe».

En su intervención en el debate sobre el estado de la nación, Rajoy ha considerado que Zapatero «no está en condiciones de gobernar» y ha señalado que «el mejor servicio que puede hacer a este país para cortar este calvario es disolver el Parlamento y convocar elecciones».

«No puede ni imaginarse el bien que le haría al crédito de España» con esa «simple medida», ha subrayado Rajoy, quien ha culpado a Zapatero de ser el principal problema de la economía española y el causante de que las empresas españolas lleven en el exterior «el marchamo de un presidente bajo mínimos».

El líder del PP ha acusado al presidente del Gobierno de ser «bravo y enérgico con los más débiles», de «inundar» a los bancos con «su deuda», de «cerrar la persiana» al empleo de los jóvenes y de romper el Pacto de Toledo sobre pensiones.

En su intervención en el Congreso durante el Debate sobre el Estado de la Nación, Rajoy ha asegurado que Zapatero ha actuado con «aturdimientos y prisas» de un mal estudiante, lo que ha hecho que haya «recortado poco, mal y sin justicia».

En su opinión, esto ha sido «injusto» y «ni siquiera le ha temblado la mano para congelar las pensiones», algo que, afirmó el líder del PP, «nunca hubiera imaginado que pudiera ocurrir».

Desempleo y deuda

También denunció que su «obstinación» ha provocado que, en los últimos doce meses, haya 700.000 empleos menos, más de 4,6 millones de parados y 35.687 empresas que han cerrado.

Asimismo, añadió, la deuda ha crecido en más de 100.000 millones de euros y es «difícil saber cuántos españoles» han pasado del bienestar a la pobreza.

Por ello, Rajoy se preguntó si éstos son los resultados de un «buen Gobierno».

En este sentido, dijo que lo «más sorprendente» de esta situación es que el propio Zapatero, que es el «responsable de este descalabro», pretenda ofrecerse como «remedio», «convertirse en el interprete de lo que despreciaba» y disponerse «generosamente a salvarnos».

«Quién nos garantiza que no nos va a perjudicar más», le preguntó a Zapatero, al que le dijo que es «necesario» que las cosas se hagan «bien».

Otra de las preguntas que se hizo Rajoy es si Zapatero está «preparado para hacer las cosas bien», aunque vengan «impuestas» desde fuera.

Rajoy lo puso en duda ya que a Zapatero, resaltó, le pesa «más el deseo que la capacidad» y responde a «trompicones» y «a matacaballo» a los requerimientos que le hacen los organismos internacionales.

Noticias relacionadas

Menos mal que la «tutela europea nos protege de Zapatero», consideró Rajoy, quien se lamentó de que «no nos libre de su peligrosa ineficacia».

Sobre la reforma laboral que ha aprobado el Gobierno y se tramita en el Parlamento, indicó que ha «desaparecido» como el Guadiana.

Sobre la propuesta de reforma de pensiones del Ejecutivo, cuya principal medida es elevar la edad de jubilación de los 65 años actuales a los 67, sostuvo que se «carga de un plumazo el mejor pacto que tenía en España (en referencia al Pacto de Toledo)» para «racanear 1.500 millones de euros».

«Lo ha hecho mal en el fondo y en la forma» en materia de pensiones, hizo hincapié Rajoy, quien invitó a Zapatero a que visite un comedor social «cuando tenga un rato libre y hable con la gente».

Zapatero dice que Rajoy quiere subirse al "tobogán electoral"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha retado hoy al líder del PP, Mariano Rajoy, a presentar una moción de censura en el Congreso, después de haberle dejado claro que él seguirá su camino tomando las decisiones que necesite España: «cueste lo que cueste y cueste lo que me cueste».

En sus réplicas a Rajoy en el debate del estado de la nación, Zapatero ha asegurado que sabe perfectamente que en los dos años que han transcurrido desde las últimas elecciones generales ha perdido confianza , pero ha espetado a Rajoy: «`ni que usted estuviera para tirar cohetes según las encuestas!».

Tras criticar que siempre que se le pide «arrimar el hombro, sale corriendo» y escuchar sus peticiones de adelanto electoral, le ha recordado que tiene en sus manos un «instrumento» como la moción de censura que le permitiría ser «coherente».

Eso sí, le ha hecho ver que para presentarla «hay que tener un programa y venir aquí a defenderlo».

Y ha añadido: «Una moción de censura supone que además luego hay que contar los grupos que te apoyan, y eso tiene el riesgo de la dificultades y la soledad; ése es el problema».

La sugerencia de Zapatero ha sido desechada por el líder del PP al volver a tomar la palabra: «con todos los respetos, es lo que me faltaba», ha afirmado Rajoy antes de insistir en su petición de que convoque elecciones para que «hable la gente».

Su insistencia ha llevado a Zapatero a advertirle de que ahora todos los españoles saben que su único objetivo es el interés partidista y señalarle que no lo tiene fácil, porque en el camino que ha elegido «le conviene lo que no le conviene a España», que continúe la crisis.

«Si hubiera contradicción entre los intereses del PSOE y los que necesita España, yo optaré: lo que necesita España», ha recalcado Zapatero antes de insistir en que continuará ejerciendo su responsabilidad.

«Hace años que para usted España dejó de ser lo único importante; ahora lo único importante para usted son sus intereses partidistas», ha reiterado antes de asegurar que él no ha venido a ganar el debate porque esa asignatura ya la tiene aprobada, en referencia a las encuestas que le han dado victorioso en anteriores ediciones,

Además, ante las dudas expresadas por el líder del PP sobre su asistencia a la próxima fiesta minera de Rodiezmo (León), en la que tradicionalmente ha anunciado la subida de las pensiones, el jefe del Gobierno ha augurado que irá muchos años más y le ha contestado: «a ver si una vez le vemos a usted por allí»