7

Los conductores estarán obligados a someterse al test de saliva para detectar si han consumido drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas, unas pruebas que hasta ahora no tenían cobertura legal, pero que la tendrán en breve cuando se apruebe definitivamente la reforma del Código Penal.
Los grupos parlamentarios han incluido en el proyecto de ley por el que se modifica el Código Penal una disposición que reforma la Ley de Enjuiciamiento Criminal para obligar a los conductores de vehículos a motor y ciclomotores a facilitar saliva para que los agentes puedan realizar estos test de consumo de estupefacientes.
La legislación actual no obliga a los conductores a facilitar este fluido corporal y si lo hacen es de forma voluntaria.
Si se niegan a «chupar» el detector y los agentes consideran necesario realizar la prueba, éstos tienen que esperar a que un juez les autorice a ello.
Es decir, hay cobertura jurídica para que el conductor «sople» en las pruebas de control de alcoholemia, pero no para que «chupe» en estos controles para detectar si ha consumido drogas prohibidas en la conducción, una cuestión que se solucionará con la modificación del artículo 796 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal prevista en la reforma del Código Penal que está en el Senado.
Ahora se obligará a los conductores a dar su saliva para hacer estas pruebas, pero éstos también podrán solicitar pruebas de contraste, como análisis de sangre, orina u otras análogas.
El personal sanitario tendrá que remitir el resultado de estas pruebas al juzgado de guardia por el medio más rápido.
La Guardia Civil ya ha utilizado de forma experimental el «Saliva Sampler», un test capaz de detectar hasta 23 sustancias diferentes, como cannabis, cocaína, opiáceos, anfetaminas, antidepresivos, ansiolíticos o hipnóticos, empleando tan sólo una pequeña muestra de saliva extraída bajo la lengua con una torunda de algodón.
Los agentes de la Agrupación de Tráfico, la Dirección General de Tráfico (DGT) y la Fiscalía de Seguridad Vial han solicitado reiteradamente que se solucione este tema dando cobertura jurídica a estas pruebas con saliva.
La petición la han plasmado ahora los diputados, durante la tramitación en el Congreso de la reforma del Código Penal, que ahora ha pasado al Senado.
En la última Memoria de la Fiscalía se denunciaba que España fuera uno de los pocos de la UE en que no había -salvo aisladas intervenciones- pruebas sobre consumo e influencia de drogas en la conducción por la ausencia de una regulación específica, que impedía a su vez aplicar el delito de conducción bajo la influencia de drogas tóxicas, psicotrópicos y estupefacientes.