Imagen de una pulsera holográfica Power Balance, que supuestamente proporciona armonía y equilibrio. | Jaume Morey

2

La asociación de consumidores Facua ha denunciado ante las autoridades sanitarias a la empresa Power Balance España por atribuir propiedades «pseudomilagrosas» a sus pulseras y otros productos como colgantes, tarjetas plásticas y pegatinas.
Las denuncias han sido remitidas, entre otros organismos, a la Dirección General de Salud Pública y Sanidad Exterior del Ministerio de Sanidad y Política Social y a la Secretaría General de Salud Pública de la Junta de Andalucía, indicó ayer Facua en un comunicado.
En su publicidad, la empresa -con sede en Marbella (Málaga)- asegura que sus productos contienen un «holograma» con una frecuencia que «brinda al cuerpo nuevamente un estado de armonía y equilibrio como lo tuvo antes de la contaminación por sustancias químicas, comidas rápidas, la falta de ejercicio y el estrés».
Power Balance asegura que con sus artículos se logra el «aumento del equilibrio, la fuerza, flexibilidad, resistencia, enfoque, coordinación y ritmo».
Fines sanitarios
Según Facua, por este motivo la empresa vulnera un Real Decreto de 1996 sobre publicidad y promoción comercial de productos, actividades o servicios con pretendida finalidad sanitaria. La citada norma prohíbe la publicidad de productos, materiales, sustancias, energías o métodos «que sugieran o indiquen que su uso o consumo potencian el rendimiento físico, psíquico, deportivo o sexual» sin ajustarse a los requisitos y exigencias previstos en la Ley del Medicamento.
Facua ha considerado que la publicidad de Power Balance también incurre en otra práctica prohibida en este Real Decreto, que es la de ofrecer «testimonios de personas famosas o conocidas por el público».
A este respecto, ha recordado que en los anuncios de Power Balance aparecen famosos como el tenista Manolo Santana, el baloncestista Shaquille O'Neal o el piloto de Fórmula 1 Rubens Barrichello.
Por su parte, Power Balance anunció ayer medidas «legales y comerciales» para proteger su marca y su «prestigio». La compañía asegura que nunca ha recomendado su producto con fines sanitarios, así como que la tecnología de la pulsera «ni es un medicamento ni pretende serlo», por lo que no está sujeta a la regulación de la Ley del Medicamento, tal y como señala Facua.
Otros «productos milagro» similares de la empresa Ion Balance, con sede en Balears fueron denunciados por Facua el pasado día 21 por atribuirse también, a través de su página web y un folleto publicitario, un «sinfín» de capacidades.