0

La Guardia Civil ha detenido entre las localidades guipuzcoanas de Asteasu y Villabona a un presunto etarra que iba armado en bicicleta y portaba planos del País Vasco y Navarra, según informaron fuentes de la lucha antiterrorista. En el momento de su detención, trató de autolesionarse, por lo que fue trasladado al Hospital de San Sebastián, donde se identificó como Ibai Beobide Arza. El detenido está relacionado con el atentado de EiTB del pasado 31 de diciembre de 2008.
Agentes de la Guardia Civil han detenido este sábado en Guipúzcoa a un etarra que iba en bicicleta y que se encontraba armado,. Según informaron fuentes de la lucha antiterrorista, la detención se produjo en un control rutinario del Grupo Antiterrorista Rural de la Guardia Civil entre las localidades de Asteasu y Villabona. Con esta detención ya son 16 los detenidos por su relación con la banda terrorista ETA en los que va de año. Once de ellos en España, dos en Portugal y tres en Francia.
El presunto etarra portaba en el momento de su arresto un arma y una mochila con planos del País Vasco y Navarra sin anotaciones así como un pendrive de memoria que está siendo analizado, ropa, un saco de dormir y herramientas para la bicicleta en la que se desplazaba. Tras su arresto, el presunto etarra, que se identificó como Ibai Beobide Arza trató con insistencia de autolesionarse llegando a darse un golpe en la cabeza con el vehículo de la Guardia Civil. Fue trasladado a un hospital de San Sebastián donde continuó con sus intentos de autolesionarse. Así consta en el informe del médico que le atendió.
Acciones terroristas
El presunto miembro de ETA estaría relacionado con el atentado cometido por la banda contra la sede de EiTB en Bilbao el 31 de diciembre de 2008, dada la coincidencia del ataque con la fecha de su huida ese mismo mes, según indicaron fuentes de la investigación que añadieron que el arrestado habría pertenecido a un grupo de apoyo del comando Bizkaia activo ese año, cuando se produjo la acción terrorista.
ETA utilizó una furgoneta bomba cargada con 100 kilos de explosivo para atentar contra la sede de la radio televisión pública vasca. En el edificio, ante el que explotó el vehículo-bomba, se encuentran también ubicados la Hacienda foral y numerosos medios de comunicación, como El Mundo, Deia, Marca, Antena 3, Expansión y Onda Cero. La explosión, que se produjo a las once de la mañana, no provocó daños personales, pero sí cuantiosos desperfectos materiales. Según las fuentes consultadas, este presunto miembro de ETA se encontraba huido desde el mes de diciembre de 2008.