El rey Juan Carlos pronuncia unas palabras tras la entrega de los Premios Nacionales de Investigación 2009 | Ballesteros

La posibilidad de que los partidos políticos pacten un acuerdo de Estado para hacer frente a la crisis económica empezó ayer a tomar forma. A las distintas peticiones realizadas en los últimos días a favor de esta iniciativa se sumó ayer el Jefe del Estado, quien afirmó que es la hora de «grandes acuerdos». Mientras, el PSOE ha anunciado que comenzará a entablar contactos con el resto de Grupos Parlamentarios para explorar esta posibilidad.
El Rey advirtió ayer de que es «hora de grandes esfuerzos y grandes acuerdos» para recuperar un crecimiento económico «fuerte y duradero», cada vez más basado en la ciencia, la formación y la innovación, y para «superar juntos, cuanto antes y con la debida determinación, las graves consecuencias de la crisis». Don Juan Carlos instó a «redoblar esfuerzos para fomentar una cultura científica y de innovación» durante la ceremonia de entrega de los Premios Nacionales de Investigación 2009.
Poco después, el portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, anunció que va a iniciar una ronda de contactos con todos los grupos parlamentarios en la Cámara Baja con el objetivo de explorar las posibilidades de llegar a acuerdos económicos, después de que CiU haya retomado esta semana su propuesta de un pacto de Estado contra la crisis.
Opinión
Alonso remarcó que va a ir recabando en los próximos días la opinión de todas las fuerzas políticas sobre las diferentes ofertas económicas del Gobierno, entre las que citó el plan de austeridad, cuyo recorte en 50.000 millones de euros ya avanzó que «no es negociable», la reducción del déficit, la reforma del sistema de pensiones en el marco del Pacto de Toledo, la modificación del mercado laboral y la Ley de Economía Sostenible.
El líder de UDC y portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran, tildó ayer de «vergonzoso» que PSOE y PP utilicen la crisis económica como «instrumento» de confrontación política, aunque reiteró que continuará proponiendo un pacto de Estado. Consideró que los dos partidos «juegan» con la crisis, y lamentó que no estén «receptivos» a la propuesta de la federación.