0

a Audiencia Provincial de Madrid condenó ayer al ex agente del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) Roberto Flórez a 12 años de prisión e inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena por un delito de traición. Flórez García se sentó en enero pasado en el banquillo de los acusados por revelar a Rusia entre 2001 y 2004 identidades de agentes e información sobre el CESID a cambio de 200.000 dólares.
Se trata de la primera condena en España por esta infracción penal, recogida en el artículo 584 del Código Penal. El único antecedente sobre un tema similar se encuentra en el caso del ex coronel Juan Alberto Perote por las escuchas del CESID, en el que se le juzgó por un delito de utilización de artificios técnicos de escucha y grabación del sonido.
Seguridad nacional
La Sala justifica la condena en que se han acreditado los elementos que configuran el delito de traición, puesto que «un nacional español se procuró información legalmente clasificada como secreta y susceptible de perjudicar la seguridad nacional y lo hizo al margen de los cauces permitidos y con la finalidad de favorecer a una potencia extranjera».
«El procesado no sólo estaba en posesión de información clasificada del CNI cuando se llevaron a cabo los registros domiciliarios, sino que se la había procurado de forma indebida y no autorizada», recoge el fallo, que añade que lo hizo «de una manera no natural, al no estar vinculada a las funciones que tenía encomendadas».
Durante el juicio, el acusado defendió su inocencia y alegó que las dos cartas de ofrecimiento a los servicios de inteligencia rusos que se le incautaron en su domicilio formaban parte de un supuesto práctico que incluyó como anexo a una monografía encargada en 2001 por sus superiores para evidenciar las deficiencias del CESID.
Según la sentencia, el juicio demostró que lo que se le había encomendado era una monografía sobre cómo obtener colaboradores sin que quien lo hiciera se identificara como agente de un servicio de inteligencia.