0

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, recalcó ayer que la ubicación del almacén de residuos nucleares, al que optan los municipios de Yebra y Ascó, se decidirá «por consenso», y recordó que no se trata de un tema de «color político» ni de que exista «disciplina de partido».

«El principio de responsabilidad nos obliga a actuar con el máximo consenso, pero sabiendo que es necesario y que se debe poner en funcionamiento en España», manifestó.

Disciplina de partido
Incidió en que el Ejecutivo trabaja por un consenso en este asunto y, tras señalar que «es verdad que hay debate» y que ha habido «pronunciamientos distintos», subrayó que «en este caso nadie puede decir que prime la disciplina de partido».

La aprobación por parte del Ayuntamiento de Ascó (Tarragona) de su candidatura para acoger el almacén nuclear, no ha sentado bien en el Govern de Catalunya, que ya había mostrado estos días su negativa. Por ello, el presidente de la Generalitat catalana, José Montilla, enviará una carta al ministro de Industria, Miguel Sebastián, en la que mostrará su rechazo a la instalación del almacén, ya que, a su juicio, la candidatura es «totalmente opuesta a lo que le conviene a Catalunya».

Por su parte, el líder de CDC, Artur Mas (CiU), anunció ayer que no tendrá «más remedio» que abrir un expediente informativo a sus cuatro concejales en Ascó.

Mas admite que el consistorio tiene derecho a defender su posición, pero que la decisión no sólo afecta a un pueblo, y criticó al PSC por no querer hacer lo mismo con el concejal socialista.