El ex presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, valoró el debate abierto en el municipio de Vic.

0

El informe jurídico elaborado por el bufete de abogados Roca Junyent asegura que la intención del Ayuntamiento de Vic (Barcelona) de no permitir el empadronamiento de los inmigrantes en situación irregular «no puede ser tildada de ninguna de las maneras como incorrecta o contraria a la ley». Así lo ha hecho saber en un comunicado el Consistorio, que informó de que, tras recibir el informe, encargado por el propio Ayuntamiento, ha entrado una instancia en la subdelegación del Gobierno de Barcelona dirigida al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, a través de la cual le reclama que informe por escrito sobre los requisitos sobre los pasaportes que presentan los inmigrantes para poder inscribirlos.

En esta instancia, el alcalde del municipio, Josep Maria Vila D' Abadal, explicó que «en cumplimiento de los requisitos legales y reglamentarios», el Ayuntamiento pide, entre otros documentos, un pasaporte en vigor a los ciudadanos extranjeros.

Añade que, en estricto cumplimiento de la legalidad y en aplicación del artículo 25 de la Ley 4/2000 que regula los Derechos y las Libertades de los Extranjeros en España y su integración social, distingue entre extranjeros procedentes de un estado miembro de la UE y de los que no lo son.

«Para éstos últimos, en estricta aplicación y respeto de lo que establece» el citado artículo, «es preciso que el pasaporte se acompañe del preceptivo visado», señala Vila D'Abadal. Añade que en la misma norma se asegura que el visado habilita a los extranjeros a permanecer en España y atribuye a los visados de residencia la habilitación para residir en España. Según el Consistorio, estas disposiciones están relacionadas con el artículo 15 de la Ley de Bases del Régimen Local, que establece la inscripción en el padrón municipal «como una obligación de todos los que residen habitualmente en un municipio de España».

La instancia señala que en los últimos días -«presumiblemente autorizadas»- han mostrado su discrepancia con la propuesta de Vic, «ajustada en todo caso a la más estricta y fiel interpretación de las normales legales aplicables», incluso las comunitarias sobre exigencia, efectos y características de los visados emitidos por los estados miembros de la UE.

El alcalde defiende que no corresponde al Ayuntamiento de Vic interpretar qué pasaportes pueden considerarse válidos, por lo que reclama a Interior que le informe sobre si tienen que considerar como válido y suficiente un pasaporte sin visado en el caso de extranjeros que no pertenecen a la UE y que quieran inscribirse en la padrón.

Pide al Ministerio que le informe sobre la respuesta a la consulta para poder validar la actuación de la corporación municipal «o señalar en todo caso cuál tiene que ser la que se corresponda al más estricto cumplimiento de las normas legales». Rubalcaba se limitó a señalar ayer que el padrón «también sirve para saber que hay ciudadanos que no son regulares pero que tienen sus derechos sociales», como el derecho a la sanidad y a la educación, y añadió que «no es un instrumento policial».