Hyundai i30 1.4 T-GDI: Más que una buena opción

|

Valorar:
Visto 289 veces
preload
Un rincón de Ses Salines nos ha servido como escenario ideal para este vehículo, 
que cuenta con una estética agresiva, sobre todo en su parte delantera.

Un rincón de Ses Salines nos ha servido como escenario ideal para este vehículo, que cuenta con una estética agresiva, sobre todo en su parte delantera.

22-04-2017

Ya tuvimos ocasión de probar en su momento el nuevo Hyundai i30 en su versión diésel de 136 CV, que nos pareció un vehículo de lo más interesante en todos los aspectos, aunque heredaba prácticamente el mismo motor de la generación anterior con ligeros cambios.

En todos los demás elementos, que volveremos a tratar en el artículo de hoy, las mejoras eran impresionantes.

Hoy es el turno de probarlo con un motor de nueva generación, en este caso de gasolina, el 1.4 GDI de 140 CV, que nos ha sorprendido muy agradablemente.

Como ya comentamos, la firma coreana ha sido, sin duda, una de las que más ha evolucionado sus vehículos en todos los aspectos (calidad, estética y comportamiento) en los últimos años, lo cual se ha traducido en un crecimiento exponencial de sus ventas, tanto en España como en gran parte de Europa.

En cuanto a la estética, el i30 no es un coche que llame mucho la atención, aunque sí que ha recibido los cambios estéticos básicos para que se haya convertido en un vehículo moderno y más estilizado. En la estética ya se percibe esta preocupación de la marca por la calidad.

La parte delantera destaca por tener unos faros muy al gusto europeo, que se han ido estilizando a lo largo de los años, a lo que se añade la iluminación led, con una línea de luces diurnas de lo más interesante.

Las luces de la parte posterior no siguen la misma tendencia; quizá tienen un diseño más regular que los de la generación anterior y recuerdan un poco a los del Golf.

MOTOR

Como hemos avanzado antes, el automóvil que hemos probado esta semana es el que incorpora el propulsor 1.4 TGDI de 140 CV.

Se trata de un propulsor que nos ha gustado mucho al ser muy equilibrado. Prácticamente todas las marcas han entrado de lleno en el mundo de los vehículos de gasolina, de cilindradas menores, que recurren al turbo. El hecho de tener este elemento les da ese toque deportivo que necesita.

Lo que se gana en estos vehículos es evidentemente la eficiencia, que se concreta en unas cifras de consumo muy bajas, dato muy importante.

La aceleración es bastante constante, y empuja desde revoluciones bajas. La verdad es que también se encuentra bastante cómodo circulando a revoluciones altas. Los 8,9 segundos que tarda para pasar de 0 a 100 Km/h es discreta, pero más que suficiente. En la recuperación, tarda un poco para volver a subir de vueltas en marchas largas, aunque es suficiente.

El comportamiento en carretera del i30 es bastante neutro, lo cual facilita que en las curvas se muestre firme y que se puedan trazar a velocidad más bien alta sin que el vehículo tienda a subvirar ni a sobrevirar en ningún momento.

El consumo de 5 litros a los 100 Km anunciado por la marca, nosotros, en una conducción mixta, los hemos elevado hasta los 6,1, una cifra que está muy bien teniendo en cuenta que se trata de un modelo de gasolina. El interior es otro de los aspectos realmente destacables de este modelo. Nos ha sorprendido ya de primeras el excelente espacio interior para los cinco posibles ocupantes del vehículo, que van muy cómodos sin que las piernas padezcan en absoluto una falta de espacio. El maletero cuenta con una capacidad de 395 litros, muy regular y uno de los mejores de su categoría. Estos aspectos últimos lo convierten en un rival difícil para modelos como el nuevo Opel Astra o el Volkswagen Golf. En cuanto a tecnología, equipamiento y calidades, Hyundai ha echado el resto en este modelo incorporando elementos de seguridad y de comodidad más propio de vehículos de segmentos superiores. Por ejemplo, esta unidad contaba con pantalla táctil de grandes dimensiones con navegador.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.