El borrador de la Ley de la Serra está completamente redactado y se presentará en breve para llevarlo a votación en un pleno extraordinario en el Consell de Mallorca.

La futura Ley de la Serra de Tramuntana, que el Consell de Mallorca ya tiene redactada, prevé ampliar la superficie de las principales figuras de protección patrimonial y ambiental que corresponden al ámbito declarado hace once años Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En la práctica, se incluirán 5.134 parcelas de rústico en dicho perímetro, lo que supondría que más de 5.000 propietarios de fincas puedan beneficiarse de las ayudas económicas que la institución insular da a los dueños por estar sus terrenos en un espacio tan singular, según estima el Departament de Territori.

La zona núcleo (de color verde en el mapa superior) es la superficie de la Serra que la UNESCO declaró Paisaje Cultural para reconocer las construcciones de pedra en sec y las canalizaciones de agua. La organización internacional también incluyó una zona de protección del núcleo (amarilla) a modo de esponjamiento. Ahora, la nueva ley, la ampliará en 5736,16 hectáreas (naranja). Las personas que tengan una parcela en este espacio serán las que puedan pedir ayudas al Consorci Serra de Tramuntana.

La ampliación se da especialmente en las localidades de Selva, Caimari, Moscari, Campanet y Ullaró, pero también entre Lloseta y Alaró. Pese a estar en el Raiguer, son una de las puertas principales para acceder a la Serra y cuentan con un paisaje tradicional idéntico al que se puede encontrar en la zona verde, por lo que se han añadido. Lo mismo ocurre con una parte importante de los alrededores del pueblo de Pollença y la urbanización    de La Font, ubicada al norte. En Formentor y Cala Sant Vicenç también se incluyen algunas parcelas. Una parte de la comuna de Bunyola y las tierras circundantes al pueblo se beneficiarán de la ley. De igual modo, en las faldas de la Serra de na Burguesa, en Calvià, se añaden terrenos que hay entre Génova y la finca de Ses Planes, en Palmanova.   

Ayudas

La partida de subvenciones del Consorci prácticamente se duplicará de cara al año que viene, pasando de 1.095.000 euros presupuestados este año a los 1.950.000 euros de 2023, según datos del Departament de Territori. Se mantendrán las ayudas ordinarias para la recuperación de elementos etnológicos con el fin de consolidarlas. Así, habrá 250.000 euros a repartir entre los ayuntamientos, 100.000 para empresas y 600.000 para particulares. Se incrementan en 10.000 euros las ayudas para la limpieza de torrentes y caminos, pasando de 40.000 a 50.000 euros. También crece un 50 %, hasta los 75.000 euros, la partida destinada a las subvenciones de Custòdia del Territori.

Por otra parte, como ya se anunció, se ha creado una nueva partida de medio millón de euros para subvencionar la actividad de las cooperativas agrarias de la Serra. Se trata de una línea que este se ha puesto en marcha para incentivar la conservación del paisaje protegido por la UNESCO. También hay otra partida destinada al proyecto estratégico de recuperación agraria y otra subvención nominativa para el Santuari de Lluc.