Imagen de archivo de una farmacia de Mallorca. | Teresa Ayuga

La Agencia Española del Medicamento ha emitido en el último mes doce alertas por la escasez de amoxicilina, un antibiótico recetado de forma habitual para tratar infecciones, tanto de niños como de adultos. En especial, en consultas de pediatría se prescribe para tratar sinusitis, otitis, amigdalitis, faringitis, bronquitis o neumonías, entre otras patologías y puede servir asimismo para infecciones en las vías urinarias y en la piel. Desde el IbSalut, reconocen que el desabastecimiento de este principio activo también afecta a Baleares, aunque el Col·legi de Farmacèutics de les Illes Balears (COFIB) hace un llamamiento a la calma: «Ningún paciente se va a quedar sin tratamiento por este motivo».

Los principales laboratorios de los medicamentos con amoxicilina más comercializados han reducido considerablemente su producción y alertado de ello. Sin embargo, esta escasez se sufre de forma heterogénea en todo el territorio nacional, siendo la comunidad gallega y castellano-leonesa las que más acusan la problemática. El presidente gallego Alfonso Rueda, preguntado sobre ello, ha atribuido la preocupante falta de amoxicilina infantil en Galicia a un repunte vírico entre la población infantil, aunque las propias farmacéuticas han aducido también problemas con algunos de los componentes de los blíster y los envases en en los que se comercializa la amoxicilina. En Baleares, Maria Antònia Febrer, secretaria del COFIB, asegura, en un mensaje con afán tranquilizador, que los medicamentos que faltan se pueden sustituir por otros basados en otros principios activos que sirvan para combatir el mismo problema y que lo percibe, por ahora, como «una situación poco alarmante».

La Agencia Española de Medicamentos tiene previsto que la escasez de amoxicilina quede superada en marzo de 2023, aunque la cuestión trasciende las fronteras nacionales y lo sufren otros países, incluso al otro lado del Atlántico, como Estados Unidos. Además del posible repunte vírico y la falta de suministros, El Confidencial Digital señalaba este domingo que farmacéuticas multinacionales optaban por comercializar estos productos en países en los que el precio de estos medicamentos no está regulado para obtener mayor rentabilidad. Además de la amoxicilina (prescrita de forma habitual para las patologías anteriormente expuestas) también escasean otros productos como el clonazepam y el lorazepam (ansiolíticos) o el Singulair (para tratar alergias y síntomas de asma), entre otros.