Una camarera de pisos en un hotel de Mallorca. | M. À. Cañellas

El gran mes de septiembre que vivió el turismo en Baleares se ha visto también reflejado en los datos de afiliación de trabajadores al sector que dio este martes a conocer Turespaña. Las Islas han vuelto a ostentar el crecimiento más pronunciado en relación al pasado año con una subida del 21,3 % en la variación interanual. Así, Baleares registró en septiembre 153.681 personas afiliadas a la Seguridad Social en hostelería, agencias de viaje y operadores turísticos. Se trata de 26.966 afiliados más que en el mismo mes del año pasado. De ese total de afiliados, 139.620 fueron asalariados y 14.061 fueron autónomos.

El incremento con respecto al año pasado es el mayor de España con diferencia (la segunda comunidad con una subida más pronunciada es Canarias con una variación del 13,9 %). De hecho, la subida balear más que duplica la media estatal, del 10,3 %. Baleares también lidera lógicamente el incremento en la variación interanual de afiliados asalariados (23,8 %) y autónomos (1,2 %). Asimismo, además de capitanear el crecimiento proporcional, la subida interanual balear también se sitúa en cabeza –solo por detrás de Andalucía y Cataluña– en números absolutos. Ese incremento de 26.966 trabajadores fue el tercero más importante tras los 32.632 de Andalucía y los 28.365 de Cataluña.

Por lo que respecta a la variación intermensual se produjo una caída del 8,8 %: el sector turístico perdió 14.791 trabajadores con respecto al mes de agosto, un retroceso lógico que no empaña el carácter excepcional en términos de facturación y empleo de esta temporada. De hecho, el Govern confía en que la inercia de una temporada turística con cifras récord mantenga a cubierto la economía balear al menos hasta final de año. Cabe recordar que a nivel de empleo general, el mes de septiembre se cerró con las mejores cifras de su historia y previsiblemente octubre presentará datos igualmente positivos que permitan completar doce meses consecutivos de máximos históricos en afiliación a la Seguridad Social. La verdadera incertidumbre se abre a partir de noviembre, cuando gran parte del sector va a bajar las persianas.

El apunte

Dudas respecto a las cifras del año que viene

Los indicadores que hablan de una temporada turística para 2023 mucho menos boyante que la que ahora termina empiezan a acumularse. La caída del poder adquisitivo de los consumidores europeos, especialmente los alemanes y los británicos, están llevando a vaticinios de importantes caídas a entidades como el Cercle d’Economia de Mallorca o BBVA.