PALMA. POLITICOS. La consellera Patricia Gómez, ayer, en el Parlament. | R.L.

La consellera de Salut, Patricia Gómez, ha reconocido este martes en el Parlament la falta de médicos de familia en Baleares, una situación que ha atribuido a la falta de planificación de hace más de diez años, y ha remarcado en que ahora el 90 % de médicos residentes se quedan en las islas cuando finalizan su formación. Preguntada sobre esta cuestión por el diputado de Ciudadanos (Cs) Juanma Gómez, la titular autonómica de Salud ha hecho hincapié en las políticas impulsadas por su departamento para paliar las consecuencias de las decisiones que se tomaron hace más de una década, con el recorte de plazas de formación.

La consellera ha recordado la puesta en marcha de la Facultat de Medicina de la UIB en Mallorca, la segunda convocatoria de oposiciones para médicos de familia, la contratación de más profesionales sanitarios, la formación de médicos residentes, el proceso de estabilización de los sanitarios y las políticas dirigidas a contar con una atención primaria «más resolutiva». En esta línea, la responsable de Salut ha hecho hincapié en en que la inversión en Atención Primaria se ha incrementado un 60 % desde 2015. «Dígame en qué legislatura esto ha sucedido», ha preguntado al diputado de Ciudadanos. Además, ha detallado que Baleares contaba en 2015 con 32 médicos residentes, una cifra que se ha incrementado progresivamente hasta contar este curso con 63, y ha afirmado que nueve de cada diez residentes se quedan en las islas una vez finalizan la especialización.

Del último periodo, ha indicado que 21 médicos residentes se han quedado en Mallorca cuando han acabado su formación, seis de seis en Menorca y cinco de siete en Ibiza. «Deje de decir que no somos atractivos. Han venido de fuera porque sino sería imposible incrementar las plantillas en 1.000 personas como se ha hecho desde 2015», ha reprochado la consellera al diputado de la formación naranja. Por su parte, Gómez ha lamentado la sobrecarga de trabajo y el sufrimiento emocional de los profesionales sanitarios de Baleares y ha reclamado a la Conselleria más actuaciones específicas para captar a médicos de familia y enfermeros, como la «inmediata» actualización del plus de insularidad.

En esta línea, la diputada de El Pi Lina Pons, ha preguntado a la consellera Gómez sobre la falta de médicos pediatras en el archipiélago, dado que en 2015 la situación de falta de estos profesionales «era igual». «Pedimos más pediatra en Atención Primaria y más fidelización. Necesitamos soluciones estructuales», ha incidido la parlamentaria. La consellera Gómez le ha insistido en que los médicos de familia son especialistas que también rotan por las áreas de Pediatría de Atención Primaria y Atención Hospitalaria, y ha remarcado que las islas disponen de 290 pediatras y 40 residentes de pediatría, superior a los 8 residentes de esta especialidad que empezaban su formación en 2015.