El próximo día 9 está prevista la llegada al puerto palmesano del crucero de lujo británico Queen Elizabeth, la segunda este año, y el día 7 lo hará el Britannia.

El puerto de Palma registrará en octubre un récord de escalas de cruceros. La Autoritat Portuària de Balears (APB) tiene confirmada la llegada de 87 buques, frente los 82 que se registraron en 2019. Y a lo largo del mes hay siete días en el que coincidirán cuatro barcos y uno, el día 20, que lo harán cinco.

El hecho de que octubre vaya a registrar un número tan elevado de cruceros, según la presidenta de los consignatarios en la patronal APEAM, Beatriz Orejudo, se debe a una cuestión logística de las navieras. «Muchos cruceros acaban la temporada de verano en el Mediterráneo y se van para hacer lo propio durante el invierno en Canarias, el Caribe o el Atlántico. El balance de este año es positivo, aunque todavía no hemos llegado a las cifras de 2019», apunta Orejudo.

Durante este mes está prevista la llegada de dos megacruceros , el Queen Elizabeth, que fue inaugurado por la reina Isabel II en 2010, y el Britannia, que fue botado por la reina Isabel II en 2015 como buque insignia de la legendaria compañía P&O. Ambos son la joya de la corona de las navieras británicas.

El desarrollo de la actividad de los cruceros en Palma se ha visto mediatizada por el acuerdo alcanzado en diciembre pasado en Hamburgo entre el Govern y la patronal de las navieras CLIA, con el fin de que solo pudieran coincidir al mismo tiempo en el puerto un máximo de tres buques, uno de ellos un megacrucero. El hecho de que coincidan en octubre cuatro y hasta cinco se debe a que en dicho acuerdo se concretó que habría una serie de días excepcionados.

Noticias relacionadas

Desde APEAM indican: «Una naviera necesita un mínimo de dos años para programar la actividad de sus barcos, de ahí los días excepcionados que se acordaron para este año. Sin embargo, de cara a 2023 se cumplirá el acuerdo, que fue firmado en mayo en el Palacio de Congresos por todas las navieras, de que solo puedan coincidir al mismo tiempo tres cruceros en el puerto de Palma».

Cruceros base

El hecho de que haya un número elevado de cruceros se debe, también en parte, a que las navieras tienen a Palma como puerto base, lo cual repercute en la llegada de cruceristas al aeropuerto de Palma procedentes de Alemana, Reino Unido, Suiza, Francia y Escandinavia. Esta circunstancia tiene un efecto positivo en los niveles de ocupación de los hoteles boutique de Palma, porque incrementan hasta un 3 % la ocupación, según la Asociación Hotelera de Palma y Cala Mayor (ASPHAMA), que preside Javier Vich.

«La previsión de ocupación en Palma durante este mes es que se puede llegar al 80 %, cinco puntos más respecto a octubre de 2019. El impacto del turismo de cruceros es positivo en nuestra actividad a lo largo de todo el año», puntualiza Vich.

APEAM afirma que TUI Cruise y Aida Cruises han potenciando los cruceros base en Palma y las navieras MSC y Costa están apostando más por este puerto como salida y llegada de cruceros, «ya que Palma es una de las ciudades con una conectividad aérea internacional excepcional,   cuenta con una oferta hotelera óptima, así como comercial, de restauración y complementaria». Las patronales PIMEM y CAEB apoyan la actividad de cruceros por el impacto económico que tienen en Palma y en el resto de Mallorca en todo el tejido productivo y turístico.

Punto de vista
Josep Pons Fraga

Las excepciones

Josep Pons Fraga

Palma se convirtió, en mayo, en el primer puerto de España que limita a tres la llegada de cruceros turísticos a su puerto en un mismo día. La capital de Balears se convirtió en el segundo puerto del Mediterráneo, tras Dubrovnik, que cerró un acuerdo de estas características. Se proclamó que su objetivo era compatibilizar el turismo y la convivencia con los residentes. Pero el pacto con la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros incluye excepciones. Muchas excepciones.

El apunte

Ultimas llegadas del ‘Wonder of the Seas’ hasta la próxima temporada

El buque de cruceros más grande del mundo, Wonder of the Seas, dará por acabada su programación de escalas en el puerto de Palma el próximo lunes 31 de octubre, finalizando de este modo su primera temporada en el Mediterráneo. El tres de junio fue su primera visita a Palma y el megacrucero ha coincidido desde entonces cada lunes con otros buques menores, reactivando un sector que ha padecido los efectos de la pandemia a nivel de pasajeros, tripulación y protocolos COVID. Las escalas en el puerto de Palma desde el 3 junio al 31 de octubre ascenderá a 23 y el número de cruceristas que ha transportado a la Isla alcanzará los 92.000.