Celia Torrebadella, en el acto de clausura del foro de empresas.    | M. À. Cañellas

La directora territorial de Banco Santander, Celia Torrebadella, fue la encargada de participar en el acto de clausura del ‘Foro de Tendencias Empresariales’ y aprovechó su intervención para resaltar el impacto de la pandemia en la economía y la vuelta a la normalidad en este sentido, así como el impacto de la digitalización en todos los sectores.

Torrebadella destacó: «Salvado este obstáculo (la pandemia), nos enfrentamos a una inflación que creíamos que formaba ya parte del pasado, pero que ha vuelto a nuestras vidas y a la que no ayuda en nada la situación que se vive en Ucrania,    y que va acompañada de una crisis energética global. Todo ello mientras la emergencia climática va dando señales cada vez más preocupantes». El efecto inmediato de esta coyuntura provoca, según apuntó la directora territorial, que «nos encontramos con nuevos retos e incertidumbres: el crecimiento de la inflación, la subida de los tipos de interés, el incremento del coste de determinadas materias primas, la factura energética, los problemas existentes en las cadenas de suministro o la mencionada emergencia climática».

Todo este cúmulo de circunstancias, añadió, es lo que hace que el tejido productivo y financiero esté en un momento de mucha incertidumbre, «pero también existen muchos factores positivos que nos invitan a ser optimistas». Aquí, resaltó que es importante «que hablemos de nuevas tendencias, de sostenibilidad, de ciberseguridad y de los fondos europeos de recuperación, unos fondos que deben tener un papel muy relevante en la construcción de nuestro futuro».

Torrebadella incidió en que hay que ser ambiciosos en la ejecución de este plan y utilizar los fondos de forma adecuada para ser más resilientes, digitales y más sostenibles». También enfatizó el papel de la entidad «porque en Banco Santander estamos trabajado para ser parte activa de la recuperación y lo hacemos por convencimiento y por responsabilidad con nuestro país y nuestros clientes». Aquí, indicó que «no podemos olvidarnos de nuestra principal contribución al tejido empresarial: la financiación».

La entidad apuesta por el optimismo, de ahí que afirmó que «no podemos perder de vista las oportunidades que nos ofrecen los fondos europeos, la revolución tecnológica, digital y la transición energética». Sobre la digitalización indicó que después de la pandemia «hemos aprendido que es una tendencia inaplazable, que afecta de forma transversal a todos los sectores», pero también aseguró que «hemos apostado por la ciberseguridad».