Los acusados devolvieron los 14.000 euros que defraudaron al apuntarse turnos y festivos. | R.L.

Los cuatro celadores que manipularon sus nóminas en el Hospital de Manacor y estafaron así al IB-Salut 14.000 euros, devolvieron el dinero y saldan el asunto con una condena menor. Tanto el autor material de la estafa, como sus tres compañeros que se beneficiaron de la trama, reconocieron ayer los hechos por los que les acusaba Fiscalía y asumen una condena de un año de cárcel para el principal acusado y de tres meses para el resto. El Ministerio Público y la administración les reconocen un atenuante por haber devuelto íntegramente el dinero que cobraron de más.

Según reconocieron, entre febrero de 2016 y marzo de 2018, el principal acusado actuaba como jefe de personal subalterno del centro hospitalario. Entre sus funciones estaba la de apuntar los turnos, los domingos y los festivos que trabajaban él y sus compañeros y registrarlos en el sistema informático. Esos datos son los que, con posterioridad se calculan las nóminas de cada uno de los trabajadores y los clubes que les corresponden. Durante esos dos años, el principal acusado comenzó a apuntarse extras que no había trabajado y así consiguió engordar sus nóminas en algo más de 8.000 euros. Una vez se había generado el salario inflado, volvía a entrar en el sistema para borrar el rastro.

Tras unos meses en los que solo se benefició a sí mismo, comenzó a hacerlo con los otros tres acusados. El primero recibió unos 3.000 euros a lo largo de un año, otro 2.132 y el último de ellos, que solo obtuvo el plus ilegal durante un mes, poco más de 500 euros a lo largo de un mes. Estos tres aceptaron ayer una condena por un delito de receptación, no por estafa.

Inicialmente, el Ministerio Público reclamaba una condena de tres años de cárcel para el principal acusado y de poco más de un año para los otros tres. La rebaja se produce después de que consignaran todo el dinero defraudado de manera previa al juicio y se les reconozca un atenuante de reparación del daño. Además, las penas de cárcel quedarán suspendidas durante un periodo de tres años. La condena contempla una inhabilitación especial para todos ellos que no podrán ejercer como jefes de personal subalterno del Ib-Salut.