Martí March ha intervenido durante la sesión parlamentaria de este martes. | Teresa Ayuga

El conseller de Educación y Formación Profesional, Martí March, ha defendido este martes, durante el pleno del Parlament, que la lucha frente a la «lacra» del acoso escolar es un tema que «compete» a toda la sociedad, incluidos los centros educativos, las familias y los medios de comunicación. Ha considerado, además, que una «sobreexposición» de determinados temas que afectan a los menores de edad, como el acoso escolar, «no es positiva».

Cabe recordar que, recientemente, un joven denunció en redes sociales un caso de bullying hacia su hermano en el municipio mallorquín de Lloseta, el día de su cumpleaños, en una publicación viral en la que explicaba el sufrimiento del pequeño. Tras una pregunta por parte de El PI-Proposta per les Illes Balears, March ha destacado el trabajo realizado hasta ahora por el Govern frente a esta «lacra». «Seguiremos trabajando con todos los aspectos, porque consideramos que es un tema fundamental para garantizar la convivencia en los centros y crear ciudadanos de futuro capaces de convivir con respeto», ha señalado el conseller.

Entre otras cuestiones, ha recordado que en el año 2016 se aprobó un protocolo de acoso escolar que, según ha dicho, supuso «una herramienta importante» e impulsó la formación de más de 4.000 docentes desde el punto de vista de la prevención y la intervención. Además, ha resaltado, todos los centros tienen una comisión de convivencia y cada año se realizan informes en las escuelas en este sentido. En su intervención en el pleno, la diputada de El PI-Proposta per les Illes Balears Lina Pons ha lamentado las «consecuencias terribles» que los casos de acoso escolar tienen sobre los menores, como pueden ser la depresión o los pensamientos suicidas. Por ello, Pons ha hecho un llamamiento a la sociedad y a la comunidad educativa para luchar frente a estos casos. «Un niño aprende con amor, amigos, compañía y refuerzo de la autoestima», ha concluido la diputada.