Su 35 aniversario pone en relieve la importancia que han tenido los centros de día durante toda su historia. | Jaume Morey

Tal día como hoy de 1987, Projecte Home Balears abrió sus puertas con el objetivo de mejorar la vida de muchas personas. Su 35 aniversario pone en relieve la importancia que han tenido los centros de día durante toda su historia. El presidente ejecutivo de Projecte Home Balears, Jesús Mullor, junto al director del Centro de Día Integral de Inca, Tomás Femenías, han presentado el acto de celebración recorriendo la historia de estos programas educativoterapéutico.

Desde que se abrió el primer centro de día en la Isla en 1987, que era el Centre d’Acollida, han pasado más de 3.600 personas. Los años ochenta dieron lugar en la Isla a un nuevo usuario con problemas de adicción mucho más joven. Así se pondría en marcha un centro de día para este colectivo. «Desde entonces, hemos atendido a 1.700 jóvenes», ha destacado Mullor. Hay tres líneas o situaciones para acceder a un centro de día.

Femenías ha detallado, primero, aquellas personas que han intentado un tratamiento anteriormente pero no han logrado la abstinencia. También pueden acceder personas que quieren recuperarse con más exigencia y necesitan antes una fase preparatoria (que sería esta). Finalmente, los que quieren participar en este programa. El modelo que sigue este programa es el biopsicosocial. Con esto, Tomás Femenías ha aclarado que «son tres dimensiones necesarias para cubrir la problemática de la adicción». La cocaína y el alcohol siguen siendo las adiciones que más se consume.