Tromba de agua producida por una gota fría en septiembre de 2016. | A. Sepúlveda

14

Tras semanas de tórrido calor, sin casi ver llover, España espera la posible llegada esta semana de una DANA, conocida también como gota fría. Un frente atlántico, más fresco que el actual, por la zona norte y este peninsular puede provocar que comience a formarse una DANA de cara al miércoles. Este episodio podría provocar nubosidad, con probabilidad de chubascos y tormentas, que podrían ser localmente fuertes en zonas montañosas como en los Pirineos o el Sistema Ibérico. La noticia de su posible alcance, estando medio país en alerta por calor, esperanza a muchos de librarse, al menos durante unos días, del sofoco de este estío.

La delegada de Aemet Baleares, María José Guerrero, se muestra cauta en cuanto a predecir la llegada de la DANA, si bien es cierto que reconoce «un cambio de tendencia» en el tiempo en las Islas de cara a la semana que viene. Por el momento y hasta el domingo, 14 de agosto, predominará el tiempo estable en Baleares: continuará el calor, con máximas de en torno a los 35ºC y 36ºC y mínimas entre los 20ºC y los 25ºC.

Los modelos estadísticos no pueden confirmar con precisión el escenario de la semana que viene, pero, mientras esta semana se considera «muy seca», la semana que viene (del 15 al 21) y la siguiente (del 22 al 28) serán «normales», según Guerrero, por lo que no se descarta que caiga algún chubasco, si bien se desconoce por el momento su posible intensidad.