Vista general del hospital de Son Dureta. | Pere Bota

18

El Govern ha pedido una reunión urgente de la Comissió d’Hisenda del Parlament para que valide, este mismo mes, el proyecto de reconversión de Son Dureta para incluir una serie de gastos «recurrentes» que se introdujeron en el cálculo inicial de la obra.

El Govern presentó un proyecto de coste global de 93,87 millones de euros, pero ahora deben incluirse otros 22,6 millones de euros de ««gasto recurrente» que deberá contemplarse cada año. Se trata de gastos de personal (12,17 millones) y gasto corriente (10,4 millones) que deben tenerse    en cuenta, según ha alertado la Oficina de Control y Análisis Presupuestario. Este departamento considera que estos gastos tienen «encaje» en el inversión y gasto del nuevo Son Dureta y considera que el presupuesto tendencial a largo plazo permitirá absorber este impacto presupuestario. Sin embargo, la Ley de Finanzas de Balears obliga a que pase por la Comissió d’Hisenda del Parlament cuando se superen los limites de gasto plurianuales, como es el caso.

Incidencia a partir de 2026

El Govern ha enviado al Parlament la petición de convocatoria extraordinaria de la Comissió d’Hisenda para aprobar esta autorización de gasto. El documento señala que los gastos    recurrentes previstos en Son Dureta comenzarán a tener incidencia a partir del año 2026, lo que obligará a adecuar todas las previsiones de evolución económica del periodo 2026-2028. El Govern confía en que este aumento significativo de los gastos de explotación sean asumibles «en un contexto económico de crecimiento sostenido».