Las playas están llenas de personas que buscan aliviarse del calor. | Toni Diez

12

La ola de calor gana terreno y se ha expandido hasta el sur de Mallorca; además, sigue afectado al interior. Así lo ha dado a conocer este jueves la delegada de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet en las Islas), María José Guerrero. Preguntada por la duración de este episodio de calor intenso, ha respondido que «con las predicciones que contamos hoy podrían bajar a final de la semana que viene», pero aún faltan muchos días por lo que habrá que estar muy pendientes de la evolución meteorológica.

El interior y el sur de Mallorca se encuentran este jueves en alerta amarilla por calor; en el interior se puede llegar a los 37º y en el sur a los 36º. Además, no se descarta que este jueves por la tarde pueda haber algún chubasco débil y aislado por la tarde en el interior. El viernes se mantendrán los avisos por calor en las zonas citadas por anterioridad. El cielo estará poco nuboso o despejado y se espera que haya viento flojo y brisas costeras.

La alerta amarilla también seguirá activa el sábado, ya que se esperan máximas de 36º en el sur y 37º en el interior. Las noche será tropical, ya que no se espera que el termómetro baje de los 20º-25º; los expertos señalan que a partir de los 20º existen problemas para conciliar el sueño. El cielo estará poco nuboso o despejado con nubes de evolución diurna por la tarde. Guerrero ha avanzado que el domingo se espera una situación muy parecida: cielo poco nuboso o despejado con nubes de evolución diurna. Las temperaturas experimentarán pocos cambios y continuarán los avisos amarillos en las mismas zonas.

La próxima semana también arrancará con pocas novedades en el plano meteorológico en la Isla. De este modo, las temperaturas no sufrirán cambios significativos. El cielo estará poco nuboso o despejado con nubes de evolución diurna por la tarde; el viento soplará flojo y habrá brisas costeras. Por tanto, el calor seguirá siendo el protagonista de los próximos días. Mallorca se enfrenta bajo los efectos de la tercera ola de calor del año, un récord histórico ya que desde que hay registros no se habían producido tantas. Otro récord que se ha batido este año es que la segunda ola de calor ha sido la más larga de la historia: comenzó el 13 de julio y se prolongó hasta el día 25 de ese mismo mes. Se desconoce si el episodio de calor extremo actual se prolongará durante tantos días.