La ola de calor se dio este martes por concluida. | Sebastià Bauzá

Las estaciones automáticas de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) registraron este martes en Mallorca hasta 17 temperaturas mínimas de noche tórrida, es decir, por encima de los 25 grados. Se trata de las estaciones de Banyalbufar, Capdepera, Muro-s’Albufera, aeropuerto de Son Sant Joan (Palma), Portopí (Palma), Pollença, Port de Pollença, Portocolom (Felanitx), sa Pobla, Santanyí, Son Bonet (Marratxí), Son Servera, Artà, Colònia de Sant Pere (Artà), Binissalem, Campos y Port de Sóller.

La temperatura más elevada de todas ellas fueron los 27,3 grados en Portopí, que se quedaron a dos décimas del récord de temperatura mínima más alta de esta estación meteorológica en julio, registrado en 2003, 2019 y 2020. El récord absoluto de temperatura mínima más alta de la estación meteorológica de Portopí es de agosto de 2017, con 28,9 grados. La delegada territorial de la Aemet en Balears, María José Guerrero, explicó ayer que «Portopí lleva este año un total de 7 noches tórridas, cuando lo normal son 2. Capdepera lleva ya 11 temperaturas mínimas por encima de los 25 grados».

La ola de calor se dio este martes por concluida después de que el lunes se registrara una temperatura máxima de 41 grados en la finca de Son Mieres, en el municipio de Petra, además de 40 grados en sa Pobla y 39 en Sineu, Pollença y la Colònia de Sant Pere. Han sido 13 días consecutivos en lo que ha sido la ola de calor más larga de las registradas en Mallorca. Las temperaturas máximas dieron ayer un respiro, sobre todo en la zona norte de la Isla. Los valores máximos registrados por las estaciones automáticas no habían superado los 35 grados en la tarde de ayer.    Sin embargo, María José Guerrero apuntó que «las noches tropicales y tórridas seguirán registrándose durante todo lo que queda del mes de julio». Los valores máximos se dieron en Llucmajor y es Capdellà (Calvià) y la UIB, por encima de los 34 grados. Portopí superó los 33 grados. Las temperaturas mínimas más bajas se dieron en Son Torrella (Escorca) y Serra d’Alfàbia (Bunyola), con 16,5 y 19,5 grados, respectivamente.