Pons y Rodríguez, con gesto de satisfacción, en la sede del partido. | PSIB

21

El PSIB encara el mes de julio con la idea de que ya tiene preparada toda su maquinaria para ser el partido más votado en las elecciones del próximo año y con la idea de que    enlazarán tres mayorías consecutivas y que después de las elecciones de 2023 se formará un nuevo Govern de izquierdas. Así lo indicaron ayer el portavoz de la ejecutiva del partido, Alfonso Rodríguez, y el diputado por Balears y dirigente del partido Pere Joan Pons.

Ambos destacaron la buena relación entre los gobiernos autonómico e insular cuando se cumplen siete años de la primera toma de posesión de Francina Armengol como presidenta. «Las políticas de izquierdas que hemos aplicado nos han permitido superar mejor y más rápidamente una crisis mundial inesperada y también nos permitirán superar las consecuencias de la guerra», dijo Rodríguez, que también aseguró que la primera legislatura de Francina Armengol al frente del Govern (2015-2019)    permitió reactivar «unos servicios públicos    que el PP había desmantelado».

Se refirieron a los buenos datos de la economía    elaborados por la confederación empresarial CAEB, que ayer ocupaban la portada de este diario, y dijeron con optimismo que «Balears roza el pleno empleo».