Rueda de prensa para presentar el nuevo filtro telefónico para descongestionar las llamadas a los centros de salud y unidades básicas. | Pere Bota

40

El director general del IB-Salut, Juli Fuster, ha admitido este jueves que estos últimos días se ha incrementado el trabajo en las urgencias de los hospitales de Baleares, pero ha puntualizado que es algo que pasa cada verano. «No hablaría de saturación porque cualquier persona que llega a Urgencias es atendida», ha añadido, puntualizando que muchas personas con COVID también acuden a este servicio hospitalario.

Noticias relacionadas

Fuster ha recordado a la ciudadanía que puede acudir al servicio de Atención Primaria, porque mucha gente va directamente a los hospitales cuando podrían ir a un centro de salud. Asimismo, ha defendido que hace unos años se amplió el servicio de Urgencias de Son Espases y que se reformó el del hospital de Inca y Manacor para mejorar el servicio. Estas declaraciones se producen justo un día después de que el Sindicato de Enfermería SATSE y el Sindicato Médico de Balears (SIMEBAL) denunciaran colapso en el servicio de urgencias de todos los hospitales de las Islas por la séptima ola de COVID, la falta de personal y el incremento de la población a causa de la temporada turística.

Situación de los hospitales de Mallorca

Desde el IB-Salut han informado que este jueves a mediodía hay 86 pacientes pendientes de cama en los hospitales de la Isla. En concreto, en Son Espases esperan 45 personas, por lo que la situación ha mejorado algo respecto a la jornada anterior, cuando había hasta 59 pacientes que llevaban 75 horas en una camilla antes de poder disponer de una cama en planta. Por su parte, en Son Llàtzer hay 26 personas en Urgencias; han precisado que la situación es de «mucha actividad, pero de momento fluida». En el hospital de Manacor hay siete pacientes a la espera de poder pasar a planta y desde el centro sostienen que no tienen problemas. Por último, en Inca hay ocho enfermos en Urgencias.