Nadiya Popel, en una manifestación contra las vacunas a principios de este año en Es Mercadal | MANOLO BARRO

3

Una sanción del Colegio de Médicos de Balears impide, a priori, la readmisión de la doctora Nadiya Popel, a su puesto de trabajo en el servicio de Urgencias del Hospital Mateu Orfila. La jueza del Juzgado Contencioso Adminsitrativo número 3 de Palma ha dictado un auto por el que ordena la readmisión de la doctora a su lugar de trabajo, esto es, la suspensión de las medidas cautelares adoptadas por la Conselleria de Salud que supusieron la sanción de cuatro años de empleo y sueldo por haber cometido dos faltas graves, especialmente por sus manifestaciones a este diario en las que se posicionaba contra la vacuna de la COVID19.

El Área de Salud de Menorca precisó este miércoles que la Conselleria acata la decisión judicial pero indicó que esta choca frontalmente con la suspensión que le aplicó el órgano colegial el pasado mes de diciembre. La instrucción del expediente disciplinario a raíz de sus declaraciones a el medio del Grupo Serra, Menorca, y posicionamiento contrario a las vacunas de la covid-19 se cerró con la suspensión de su condición de colegiada por un periodo de 18 meses. Desde la Conselleria de Salud  han rehusado valorar el auto de la jueza que acatan «como no podía ser de otra manera», pero han indicado que ningún médico puede ejercer sin estar colegiado, lo que entra en clara contradicción con la decisión de la magistrada que ha ordenado este mes la readmisión de la doctora Popel en el ‘Mateu Orfila’.

Noticias relacionadas

La jueza resolvió suspender la ejecución  del castigo del Govern, esto es, cuatro años de suspensión de empleo y sueldo por haber cometido dos faltas muy graves. Estimó así la petición trasladada por el abogado de la doctora, Luis de Miguel Ortega, en el recurso referida a la medida cautelar para suspender la ejecución de la doble sanción por el perjuicio económico y profesional que este le estaba acarreando dada su extensión en el tiempo, considerando que el juicio no se va a celebrar hasta junio de 2024. Mientras la médica ucraniano-española aseguró este miércoles que la resolución del Colegio de Médicos no es firme, que lo que ella recibió en diciembre fue una propuesta de sanción, que ha sido recurrida en alzada, y aún no se ha resuelto, desde el organismo colegial aseguraron por la tarde que la suspensión está en vigor desde que se le comunicó a finales de año. Sin embargo, sí admitieron que el proceso está abierto debido a los recursos presentados por el abogado de Popel, lo que no implica la suspensión de la sanción. El letrado de la doctora también acudirá a la justicia ordinaria si el Colegio no revoca el castigo.

Existe un claro conflicto administrativo que, a priori, impediría la vuelta de la doctora Popel a ejercer su profesión en el hospital al no estar colegiada actualmente. La médica explicó a este diario, convencida, que la sanción del Colegio de Médicos no puede considerarse firme, puesto que no se han contestado ni resuelto las alegaciones y los recursos, que ha presentado su defensa, «por lo tanto, yo me reincorporaré al trabajo tal y como ha dictado la jueza, cuya resolución, en todo caso, está por encima de la de un colegio oficial», indicó. La doctora acudió este miércoles al mediodía al Hospital Mateu Orfila y se presentó ante la dirección para confirmar su regreso dentro de dos semanas a su puesto de trabajo, una vez haya cumplido las vacaciones que le correspondían en 2021, pero por ahora su regreso no está claro.