Apenas han crecido un 1 %, sin embargo el perfil de los pacientes que atiende el 061 ya no es tan banal, se han incrementado los «procesos fatales». | M. À. Cañellas

27

El lunes pasado Urgencias de Son Espases atendió a 579 pacientes en 24 horas, una cifra histórica del hospital de referencia y también del anterior Son Dureta. Pero no es cosa de un día, en este mes de mayo se están registrando alrededor de 500 pacientes diarios, por encima de las cifras estivales que es cuando, a causa de la población flotante, se acumula más demanda y se atienden a entre 350 y 400 personas al día. «Estamos viendo ya patologías de verano y también gente que durante el confinamiento no fue al médico y ahora se le diagnostica alguna patología oculta», explica el jefe del servicio del hospital de referencia, Bernardino Comas.

Las listas de espera, tanto en Atención Primaria como en las especialidades, y la proliferación de infecciones respiratorias atípicas en estas fechas también ayuda a explicar un aumento de visitas que, ahora bien, no se traduce en una subida de ingresos hospitalarios. «Se queda un 11 % de lo que vemos, que es lo habitual, pero si el numero de pacientes totales aumenta también lo harán las hospitalizaciones», observa el experto. El balconing, señala, es la punta del iceberg. «Hay accidentes, caídas, intoxicaciones... y muchos pacientes que saben que Urgencias tiene las puertas abiertas las 24 horas, los 365 días».

Noticias relacionadas

Ante este panorama del mes de mayo, «nos espera un verano animado», señala el doctor Comas, quien por lo que ve reconoce que la temporada se ha adelantando. Para atenderlos se ha reforzado la plantilla de manera que no se pierda en cobertura y los profesionales puedan cogerse vacaciones. Y aunque es el hospital de referencia, la situación de Son Espases se repite en absolutamente todos los servicios de Urgencias de Balears, tanto hospitalarias, como en centros de salud o en el 061. Por comparar cifras actualizadas: el pasado mes de abril los servicios del IB-Salut atendieron un total de 103.453 de urgencias. Mientras que en abril de 2021 fueron 79.024 (un 31 % menos) y en el mismo mes de 2020, 94.536. El director médico del 061, Txema Álvarez, asegura que su servicio va en paralelo al de Urgencias y que, si bien ha crecido respecto a años atrás, incluso anteriores a la pandemia, «desde el mes de noviembre pasado el incremento es desproporcionado», explica.

El doctor Álvarez va más allá del incremento de población y, pese a que reconoce que hay muchas hipótesis de por qué sucede esto, destaca el cambio de modelo en la accesibilidad del ciudadano al sistema sanitario, porque «la gente no sabe a dónde ir». Las llamadas al 061 que, explica, eran unas 800.000 anuales, «han subido un 22 %», señala. Y si «en mayo vemos valores históricos por encima de los peores meses de julio vividos», advierte de que verano habrá que estar preparados porque «irá a más».

El apunte
Germà Ventayol

Empezar fuerte

Germà Ventayol

Comprendo la inquietud de los gestores sanitarios con la elevada demanda de los servicios de urgencias en este mes de mayo, lo razonable es que la cosa vaya a peor. Añadan, por tanto, problemas para encontrar profesionales y tendrán la tormenta estival perfecta. Muchos son los factores que, al parecer, abonan este súbito alud de pacientes así que conviene acentuar la prudencia y tratar de evitar las visitas innecesarias. La cosa está más que concurrida.

Las claves
  1. Más gente en Primaria que en los hospitales

    El último mes de abril 61.126 personas acudieron a Urgencias en algún centro de salud, mientras que 42.327 fueron a un hospital público. Sólo en el caso de Manacor y Formentera, las cifras son algo inferiores al mes de abril correspondiente a los dos últimos años.

  2. Casi los mismos traslados al hospital

    Si bien las ambulancias de emergencias se movilizan mucho más, apenas ha crecido un 1 % el número de atenciones que terminan en los hospitales. Ahora bien, cambia el tipo de paciente, los procesos que requieren ambulancia son mucho más complicados.

  3. ¿Es algo temporal o se quedará?

    La incógnita de todos los profesionales sanitarios está en saber si esta tendencia, pasado el verano, se mantendrá en el tiempo o se acabará. En ello trabajan desde el 061 haciendo balances de censo, población y plazas hoteleras para adecuar los recursos.