La arquitecta Carme Pinós, junto a la ministra Raquel Sánchez. | M. À. Cañellas

3

La Lonja, el mejor ejemplo de gótico civil en la Isla y diseñada por Guillem Sagrera, acogió este jueves por la tarde la entrega del Premio Nacional de Arquitectura 2021 a Carme Pinós, catalana de nacimiento y mallorquina de adopción dados sus fuertes vínculos con Mallorca. La ministra de Transportes, Movilidad y AgendaUrbana, Raquel Sánchez, entregó el premio a la arquitecta española que cuenta con un mayor número de publicaciones y reconocimientos a nivel nacional e internacional.

«Me quedan muchas obras que ofrecer a la sociedad. Nuestro cliente real es la ciudadanía», dijo escueta Pinós, abrumada ante la expectación mediática que le ha obligado a ofrecer múltiples entrevistas tras su premio. Sánchez dijo que «no ha sido premiada por ser mujer» pero destacó que «en los 80 años de vida de este premio, Pinós es la segunda mujer en recibirlo, tras Matilde Ucelay». La ministra explicó que «una sociedad que da la espalda al talento de una de sus mitades, a lo que está renunciando es a avanzar». Sánchez dijo que «de poco sirve que haya más licenciadas mujeres que hombres si luego ellas solo ocupan el 10 por ciento de los puestos directivos en los estudios de arquitectura y diseño urbano».

mc260522098~10.jpg

Alrededor de 260 personas acudieron al acto celebrado en la Llonja.

Excelencia

La ministra alabó la prolífica trayectoria dePinós, «caracterizada por la excelencia, su sobresaliente ejecución y por la responsabilidad social y la sostenibilidad de todos sus proyectos». De Pinós señaló que «es una arquitecta generosa y participativa en la ciudad» y resaltó el derecho a una vivienda digna, asequible». El director general de AgendaUrbana y Arquitectura, Iñaqui Carnicero, destacó el trabajo de Pinós «en la arquitectura social y la valentía de su trabajo se demuestra en cada proyecto».

La trayectoria dePinós tuvo un punto y aparte después de emprender su camino a solas tras su separación del también arquitecto Enric Miralles, con quien compartía estudio hasta este momento. A partir de entonces «mucha gente le dio la espalda, apenas le llegan encargos», dijo José Lacuesta, que advirtió que «sus mejores obras están por llegar». La presidenta del Govern, Francina Armengol, destacó el honor que supone para Mallorca acoger la entrega de este reconocimiento paraPinós y alabó de ella «tomarse la arquitectura como un servicio a la sociedad».

mc260522098~14.jpg

Un espectáculo de danza y música amenizó la velada.

La trayectoria de Carme Pinós abarca desde paisajes urbanos, viviendas públicas, oficinas, espacios culturales y hasta diseño de mobiliario. De sus proyectos destaca la reforma del hotel Son Brull en Pollença, el MPavilion 2018 en Melbourne (Australia) o las torres de Oficinas Cube I y II en Guadalajara (México). Alrededor de 260 personas acudieron a la entrega del premio a Carme Pinós, entre las cuáles había una gran representación del mundo de la arquitectura de Mallorca, así como el conseller deMobilitat i Habitatge, Josep Marí i Ribas; la presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera; el alcalde dePalma, José Hila, Marta Vall·llosera, presidenta del Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE), o el decano del Col·legi Oficial d’Arquitectes (COAIB), Bernat Nadal.