Imagen de la campaña. | CAIB

0

La Conselleria de Medi Ambient ha puesto en marcha una campaña de información ante el inicio de la temporada de nidificación de las tortugas marinas y ha pedido la colaboración ciudadana para evitar molestar a esta especie vulnerable en las postas que puedan producirse en verano. El conseller de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir, y la consellera de Agricultura, Pesca y Alimentación, Mae de Concha, han visitado este miércoles el Laboratorio de Investigaciones Marinas y Acuicultura (LIMIA), que acoge ejemplares de tortuga marina (Caretta caretta).

Mir y de la Concha han presentado esta campaña dirigida a la ciudadanía con consejos que hay que seguir en caso de presenciar un intento de nidificación de esta especie catalogada como vulnerable que los últimos años ha empezado a nidificar en Baleares. Se trata de un fenómeno atribuible al calentamiento del Mediterráneo que supone un «nuevo reto» en materia de conservación de la biodiversidad para el archipiélago, ha declarado el conseller. Desde el año 2019, en Baleares se han registrado cinco postas: tres en Ibiza y dos en Menorca.

Ante el inicio de un nuevo periodo de nidificación, el Consorcio de Recuperación de Fauna de las Illes Balears (COFIB) ha editado adhesivos divulgativos y un vídeo con información sobre cómo se debe actuar en caso de encontrar una tortuga poniendo huevos, un nido o tortugas recién nacidas llegando al mar. Es «básico» no molestar al animal, no grabarlo ni acercarse a menos de 10 metros y llamar inmediatamente al 112, ha señalado el conseller, que ha recordado que el verano pasado un intento de posta en Formentera fracasó porque alguien se acercó para grabar la escena y asustó al animal.

El material de esta campaña se distribuirá en las playas, espacios naturales protegidos con costa, clubes náuticos, puertos, centros de buceo y establecimientos turísticos. A pesar de que el año pasado no se registró ninguna posta en Baleares, las instalaciones del LIMIA están acogiendo una veintena de tortugas nacidas en Cataluña el verano pasado. Las tortugas llegaron a Mallorca el pasado octubre en el marco de la colaboración entre el Servicio de Protección de Especies y el departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural de la Generalitat de Catalunya. Durante este tiempo han seguido el programa de cría en cautividad «head starting», el mismo que se aplicó a los ejemplares de tortugas marinas de las postas registradas los últimos años en las islas.

Actualmente, los ejemplares, con ocho meses de vida, pesan cerca de un kilo y miden 18 centímetros de largo y 14 de ancho. Está previsto que el mes que viene viajen al Oceanográfico de València para determinar el sexo de los ejemplares. Después volverán a Cataluña para ser devueltas al mar. El Palma Aquarium acoge cinco ejemplares nacidos también en Cataluña. La tortuga marina es una especie catalogada como vulnerable. Históricamente ha nidificado en el Mediterráneo oriental, pero en los últimos años se ha intensificado el número de postas en la vertiente occidental, un fenómeno que los científicos relacionan con la emergencia climática y el incremento de la temperatura del mar.