Imagen de archivo de la recepción de un hotel. | Redacción Ibiza

0

Las pernoctaciones en hoteles en abril, coincidiendo con la Semana Santa, sumaron 2.854.695 en Baleares, un 946,02 % más respecto al mismo mes de 2021. Según la encuesta de coyuntura hotelera publicada este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), de las más de 2,8 millones de pernoctaciones en hoteles baleares, 2.485.405 fueron por parte de extranjeros y 369.290 fueron turistas nacionales. De acuerdo con estos datos, el pasado abril viajaron a las islas 633.089 viajeros, cuando en el mismo mes de 2021 lo hicieron 73.347.

Del total del mes pasado, 514.001 fueron viajeros extranjeros. Baleares copó el mes pasado el 3,6 % de las pernoctaciones hoteleras en el país, lo que sitúa al archipiélago como el noveno destino principal, una lista que encabeza Andalucía, con el 21,1 %, seguida de Cataluña, con el 14,4 %, según el INE. Además, la media de precios en los hoteles de Baleares alcanzó los 109 euros, un 8,47 % más que un año atrás, mientras que la tarifa diaria fue de 96,33 euros, un coste que se ha abaratado un 3,95 %. El mes pasado se contabilizaron en España 25,14 millones de pernotaciones hoteleras, seis veces más que un año antes y más cerca cada vez de las cifras de 2019, cuando en abril se consumieron 26,9 millones de noches de hotel. En abril se registraron en los hoteles españoles 8,66 millones de viajeros de los que 4,7 millones eran residentes y 3,95 millones restantes, no residentes. Aunque en número de personas las cifras de nacionales son superiores, en noches consumidas los números se dan la vuelta: 14,9 millones fueron de extranjeros y 10,2 millones, de locales, porque los primeros extienden sus estancias por más tiempo.

En un contexto de elevada inflación, los precios de los hoteles subieron un 29,5 % en abril, lo que ha permitido al sector recuperar la rentabilidad previa a la pandemia. En los hoteles de entre 3 y 5 estrellas los precios subieron más de un 30 %. Así, el ingreso por habitación disponible (RevPAR en inglés, el mejor indicador de la eficiencia porque está en función de la ocupación), se situó en abril en 59,56 euros, frente a los 53,5 euros de 2019. Las comunidades en que más se incrementaron los precios de los hoteles fueron Andalucía (43 %), Madrid (42,9 %), Cantabria (40 %) y País Vasco (37,4 %). Baleares registró el menos aumento de tarifas (8,5 %) y sólo hubo retrocesos en Melilla (2,9 %) y Ceuta (0,26 %). La tarifa media diaria (ADR), que mide el ingreso entre las habitaciones ocupadas, se situó en 96,3 euros en abril, con cifras por encima de los 100 euros en Canarias (119,8), Cataluña (105,4) y Madrid (101,5).

La encuesta de abril confirma también la recuperación del turismo británico, que consumió en España 3,47 millones de noches (3,75 millones en abril de 2019), y el alemán, con 2,82 millones (3,33 millones hace tres años). Les siguen en importancia los franceses, que gastaron 1,49 millones de noches, sólo 100.000 menos que en 2019. Los viajeros procedentes de Estados Unidos hicieron más de 542.000 pernoctaciones, cerca de las 623.000 que contabilizaron en abril de 2019. Los no residentes eligieron sobre todo destinos en Canarias, con un 31 % del total de pernoctaciones, seguida de Cataluña y las Baleares, con el 18 % y el 16,7 % del total, respectivamente. Mientras, los residentes optaron fundamentalmente por Andalucía, Cataluña y la Comunidad Valenciana, con el 21,1 %, 14,4 % y 13,2 % del total de pernoctaciones, respectivamente.

En abril había abiertos en España 14.396 hoteles, 5.200 más que un año antes, y cerca de los 15.139 computados por el INE en abril de 2019. También los datos de empleados se acercan, aunque todavía no alcanzan, las cifras prepandemia: este abril trabajaban en los hoteles españoles 196.624 personas, tres veces más que en 2021 y en niveles próximos a los 212.089 de ese mes de 2019.