El precio de la electricidad está desbordado.

0

El Consell de Govern ha autorizado este lunes el gasto derivado para la gestión y el pago de las ayudas destinadas al bono social térmico correspondientes a 2020. En total, el Govern repartirá 1.491.635 euros, que son los que le ha transferido la Secretaría de Estado de Energía del Gobierno de España. Según ha informado en rueda de prensa la consellera de Asuntos Sociales y Deportes, Fina Santiago, en total, se calcula que se beneficiarán 14.525 usuarios. Estas personas son las que en fecha 31 de diciembre de 2020 eran beneficiarias del bono social eléctrico.

La Conselleria ya está enviando una carta a las personas beneficiarias para notificárselo. El bono social térmico es una ayuda que se da a los beneficiarios del bono social eléctrico. La Conselleria de Asuntos Sociales los abona anualmente, con fondos del Ministerio para la Transición Ecológica, a las personas en situación de vulnerabilidad, para compensar los costes de gas, de calefacción, de agua caliente o de cocina. La cuantía de la ayuda depende de la situación de vulnerabilidad de la persona beneficiaria, de si se trata de una familia numerosa y de la zona climática de su municipio de residencia. De acuerdo con los criterios establecidos por el Ministerio, para los beneficiarios de Baleares las ayudas oscilarán entre 82,92 euros y 206,18 euros por año, en un único pago. La persona beneficiaria no tiene que presentar ninguna solicitud a la Administración, puesto que esta dispone de las listas de clientes aportadas por las comercializadoras eléctricas.

Por otro lado, el Consell de Govern también ha autorizado un gasto de 8 millones de euros de la convocatoria de subvenciones destinadas a entidades privadas sin ánimo de lucro que llevan a cabo programas de interés general con cargo a la asignación tributaria del 0,7% del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y el Impuesto sobre Sociedades, para ejecutar durante los años 2023 y 2024. También se autoriza el pago anticipado del 100% de su importe. Las cuantías son de 4 millones de euros correspondientes a 2022 y de 4 millones de euros correspondientes a 2023. Cabe recordar que desde que en 2017 la Conselleria de Asuntos Sociales empezó a gestionar estos fondos, ya se han financiado 664 iniciativas valoradas en 20,9 millones de euros.

Además, se ha pasado de 2,5 millones de euros cuando lo gestionaba el Estado en el año 2016 a 5,3 millones en 2022, según el Govern. Ahora mismo, se calcula que más de 30.000 personas se benefician anualmente de estos programas del IRPF social. Entre los proyectos que se financian, destacan diferentes líneas destinadas a ayudar a niños en situación de necesidad; prevenir el riesgo de exclusión social; paliar la soledad de la gente mayor; facilitar el día a día de las personas con discapacidad, o integrar y dar autonomía a las mujeres más vulnerables.

Con el dinero recaudado por este concepto, la Conselleria gestiona, mediante subvenciones a entidades del tercer sector, la financiación de servicios y programas en dos vías principales: una que financia proyectos de inclusión e integración social y otra que moderniza proyectos de inversión con la actualización de los equipamientos informáticos y tecnológicos y la flota automovilística de las entidades. Además, el año pasado se puso en marcha una nueva línea para la financiación de proyectos de cobertura de necesidades básicas, mediante la cual se financian proyectos de distribución de alimentos entre entidades dedicadas al reparto, proyectos de reparto de productos de primera necesidad que atienden a usuarios de uno o más municipios y proyectos de comedores sociales.

Finalmente, el Consell de Govern ha autorizado a la Conselleria de Asuntos Sociales la concesión de una subvención directa de 132.000 € a la entidad de las Naciones Unidas para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres (ONU Mujeres) destinada a un proyecto de mejora del acceso de las mujeres a la tierra y a los recursos productivos para una agricultura resiliente al cambio climático en el sur de Senegal. El proyecto facilitará a 1.000 mujeres agricultoras de la región de Ziguinchor el acceso a técnicas tanto de producción como de transformación y tecnología para poder realizar una producción agrícola que sea compatible con el cambio climático. Esta nueva acción de la Conselleria de Asuntos Sociales y Deportes, a través de la Dirección General de Cooperación, denominada 'Apoyo a la mujer en la agricultura y el desarrollo sostenible (AgriFED II)', se enmarca en las prioridades estratégicas que prevé el Plan Anual de Cooperación al Desarrollo para el año 2022.