Francina Armengol, reunida con los representantes de sindicatos de los Servicios Generales (CCOO, UGT, CSIF, USO i SINNTA), de Salud (UGT, CCOO, USAE, SATSE i SIMEBAL-CESM), y de Educació (ANPE, Alternativa, FE-CCOO i FeSP-UGT). | CAIB

61

La Ley 20/2021 de medidas urgentes para la reducción de la temporalidad en el empleo público obliga al Estado, autonomías y entidades locales a que la interinidad en sus plantillas sea de un máximo del 8 %, antes del 31 de diciembre de 2024. Si bien el Consell de Mallorca ya ha anunciado su planificación, este lunes ha sido el turno del Govern quien pone en marcha una oferta de ocupación pública para 8.664 plazas puestos de trabajo en los ámbitos de Salud, Educación y Servicios Generales de la Comunidad Autónoma. Además todavía falta por aprobar las 1.173 plazas del sector público instrumental que debe sacar a convocatoria cada empresa pública. Así suman las cerca de 10.000 plazas. «Es una cifra histórica que podremos alcanzar porque no partimos de cero», ha señalado la presidenta del Govern, Francina Armengol, quien ha recordado que «sólo con unos servicios públicos fuertes podemos garantizar la equidad de los ciudadanos».

Antes del 1 de junio tienen que publicarse todas las ofertas en el Butlletí Oficial de les Illes Balears (BOIB). Mientras que irán saliendo las convocatorias antes de finales de este año. El secretario general de UGT, Miguel Ángel Romero, ya ha advertido que, quien esté interesado, esté pendiente del proceso a partir de mediados de verano. Por último, el Govern prevé que todas las convocatorias estarán en marcha antes de que finalice 2024 y saca pecho de haber sido la primera comunidad en alcanzar y llevar adelante este acuerdo.

La sanidad pública es el sector donde se consolidarán más plazas con un total de 4.114. De éstas, 2.509 irán a concurso de oposición y otras 1.605 se sacarán a concurso de méritos donde no será necesario un examen pero sí se puntuarán factores como la experiencia previa, cursos, titulaciones, si se han aprobado anteriores oposiciones. La mitad de los trabajadores de la sanidad pública eran interinos en 2015, una cifra que, a día de hoy, se ha reducido al 30 % y que se prevé bajar del 5 % antes de 2025.

La oferta de ocupación pública para el personal docente no universitario es de 2.646 plazas fijas, de las que únicamente 92 serán por oposición, mientras que 2.554 irán por concurso de méritos. A estas plazas que se sacarán el año que viene, se suman las más de mil previstas para 2024, correspondientes a las tasas de reposición de 2021, 2022 y 2023. Sumando todos los procesos concluidos y los previstos, el Govern estima que la tasa de interinidad en Educación pasará del actual 26 % al obligatorio 8 % en plazo.

Por último, el más ambicioso de los proyectos, es reducir a un 0 % la interinidad en los servicios generales de la Comunidad Autónoma estabilizando 1.507 plazas, de las cuales 1.227 corresponden a personal funcionario y 280 son de personal laboral. En el acuerdo negociado con los sindicatos se aprueba la estabilización de 8.664 plazas, a las que habría que sumar 776 más correspondientes a ofertas de ocupación anteriores en servicios generales y más de 1.000 que saldrán a concurso oposición en Educación para cubrir tasas de reposición.