Imagen de microscopía electrónica de transmisión coloreada digitalmente revela la presencia de viriones de la hepatitis B (de color naranja). | CDC/DR. ERSKINE PALMER

2

Los casos de hepatitis aguda se han incrementado en Baleares y ya se han detectado un total de 14, afortunadamente ninguno de ellos grave, según han informado desde el IB-Salut. A nivel mundial ya se han identificado 429 casos, según la última cifra que ha dado a conocer la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se trata de 81 más que hace una semana. De total de los pacientes afectados por esta enfermedad en todo el planeta, seis han fallecido y 26 han necesitado un trasplante de hígado.

El especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, Joan Carles March, ha explicado que el adenovirus de tipo 41 suele presentarse con diarrea, vómitos y fiebre, a menudo acompañados de síntomas respiratorios. «Aunque se han notificado casos de hepatitis en niños inmunodeprimidos con infección por adenovirus, no se sabe que el adenovirus de tipo 41 sea una causa de hepatitis en niños por lo demás sanos», ha precisado. En este sentido, ha destacado que la hepatitis infantil encontrada en niños no tiene aún una causa específica, según cuenta el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades. «Sabemos que hay cinco tipos de hepatitis (A, B C, D y E) y en función de su duración se dividen en agudas o crónicas. En el caso del brote actual no se ha podido determinar a qué tipo de hepatitis pertenece, ya que no parece que ninguno de los cinco antes citados sean la causa de la inflamación del hígado detectada en estos enfermos». En este punto, ha informado que algunos de los pacientes identificados en Inglaterra han acabado evolucionando hacia una insuficiencia hepática aguda y, en algunos casos más extremos, los niños han necesitado un trasplante de hígado.

Los menores de dos años son los más susceptibles de contagiarse de hepatitis aguda. Aunque la diarrea por adenovirus a menudo es autolimitada, las infecciones entéricas por adenovirus pueden causar enfermedades diseminadas sistémicas mortales en pacientes inmunocomprometidos. Preguntado por el origen de esta patología, March ha respondido que se desconoce cómo se ha transmitido esta nueva variante de hepatitis infantil entre los infectados. «Lo que sí se sabe es que la A y E se contrae por la ingesta de agua o comida contaminada, mientras que la B, C y D se contagia a través de los fluidos corporales, es decir, a través de una transfusión de sangre, transmisión sexual o por haber compartido una jeringuilla».

Noticias relacionadas

El especialista en Salud Pública ha explicado que «los adenovirus son patógenos comunes que suelen causar infecciones autolimitadas. Se transmiten de persona a persona y suelen causar enfermedades respiratorias, pero dependiendo del tipo, también pueden causar otras enfermedades como gastroenteritis, conjuntivitis y cistitis. Hay más de 50 tipos de adenovirus inmunológicamente distintos que pueden causar infecciones en los seres humanos». Además hay inquietud por el hecho de que un adenovirus, normalmente asociado a dolencias respiratorias leves, pueda estar causando inflamaciones hepáticas agudas.

Algunas hepatitis agudas son secuelas de la COVID-19

Algunas hepatitis agudas infantiles son secuelas de la COVID-19. En este sentido, March ha explicado que se ha podido demostrar que «una niña sana de 3 años tuvo una infección por Sars-CoV-2 leve que le generó una hepatitis que ocasionó una insuficiencia hepática». La paciente fue negativa para adenovirus y otros virus de hepatitis y cabe destacar que el tratamiento temprano evitó el trasplante de hígado.

Analizan el posible vínculo con los perros

También ha destacado que «la Agencia de Seguridad Sanitaria británica está explorando la importancia de una posible relación entre los perros y los casos de hepatitis de origen desconocido en niños», pero ha avisado de que «podría ser una coincidencia». En este punto, ha precisado que «todo viene por la revisión de las respuestas al cuestionario entre las familias que ha encontrado un número relativamente alto de perros. Así, se han detectado familias propietarias u otras exposiciones a perros en 64 de las 92 estudiadas, es decir, un 70 por ciento». Por ello, «se está explorando la importancia de este hallazgo, aunque tener un perro como mascota es común en el Reino Unido». No obstante, el especialista en Salud Pública y Medicina Preventiva ha dejado claro que «a día de hoy no se ha identificado una causa única que justifique el aumento de casos», por lo que ha pedido «serenidad a la población y a la opinión pública, sin tener una hipótesis fiable que haga pensar en un crecimiento importante de casos».

¿Cómo prevenir la hepatitis aguda?

Respecto a las medidas a adoptar para prevenir esta enfermedad, March aconseja adoptar las mismas que en la pandemia de coronavirus: lavado de manos frecuente, cubrirse al toser, etc. También es muy importante realizar test de sangre, suero, orina y heces de los afectados para analizar y secuenciar los posibles virus causantes. Además, es importante revisar la información temporal y geográfica sobre los casos, así como sus contactos cercanos, en busca de posibles factores de riesgo será fundamental para establecer un vínculo epidemiológico que pueda proporcionar pistas para rastrear la fuente de la enfermedad.