La compra de una vivienda en Baleares requiere hacer un esfuerzo muy importante.

0

Las familias de Baleares dedican un 25,6% de sus ingresos a la compra de una vivienda durante el primer cuatrimestre de 2022, lo que supone un aumento del 0,3% respecto al mismo periodo del año anterior. Según el estudio publicado este miércoles por idealista, realizado cruzando los precios de venta en marzo de 2022 y los ingresos familiares en esa misma fecha, el archipiélago, junto a Barcelona y Madrid, es una de las regiones de España donde ha aumentado este esfuerzo, mientras que en el resto de comunidades se ha observado un descenso. Atendiendo a estos datos, Palma es la cuarta capital de provincia que exige un mayor esfuerzo financiero a las familias, solo por detrás de San Sebastián, Barcelona y Madrid. Con todo, la ciudad mallorquina es la que ha presentado el mayor ascenso, pasando del 24,4% al 27,4%.

Las Palmas es la provincia donde el esfuerzo más se ha reducido, al pasar de una tasa del 25,6% de los ingresos familiares en el primer trimestre de 2021 al 22,8% de este año. Le siguen las caídas de Cádiz (del 20,7% al 18,1%), Málaga (del 23,6% al 21,1%), Guipúzcoa (del 35,1% al 33%) y Sevilla (del 18,5% al 16,8%). En el lado opuesto, y como únicas subidas, se encuentran las provincias de Madrid, que pasó de exigir un 26,5% de los ingresos familiares a un 28% en el primer trimestre de 2022, Barcelona (del 29,5% al 30,2%) y Baleares (del 25,3% al 25,6%). La provincia de Guipúzcoa es la que mayor esfuerzo exige a sus ciudadanos, ya que es necesario destinar el 33% de los ingresos familiares al pago de la vivienda, en el límite del máximo marcado por los expertos. Le siguen Barcelona, con el 30,2%, Vizcaya (28,4%), Madrid (28%), Baleares (25,6%), Girona (23,4%), Las Palmas (22,8%), Álava (22,1%), Málaga (21,1%) y Santa Cruz de Tenerife (21%), las únicas que superan el umbral del 20% de los ingresos. El menor esfuerzo, en cambio, se da en la provincia de Cuenca, con el 10,3%. A continuación se sitúan Teruel (10,6%), Ciudad Real (11,5%), Toledo (11,6%), Jaén (11,6%) y Lugo (11,6%).

En el caso de las capitales, el aumento del esfuerzo ha sido más numeroso, hasta alcanzar a ocho ciudades. La mayor subida se ha dado en Palma, donde ha pasado de 24,4% al 27,4% de los ingresos familiares. Le siguen los incrementos de Barcelona (del 35,3% al 38,1%), Girona (del 20,4% al 21,2%), San Sebastián (del 39% al 39,6%) y Granada (del 22% al 22,6%). El esfuerzo también ha aumentado en Soria (del 16,3% al 16,8%), Madrid (del 33% al 33,4%) y Toledo (del 15,1% al 15,3%). La ciudad de Pontevedra lidera las caídas en el esfuerzo necesario, pasando del 19,5% al 17,3%. Similar ha sido el descenso en Las Palmas de Gran Canaria, que pasa del 24,5% al 22,2%. Solo tres capitales exigen un esfuerzo superior al tercio de los ingresos para pagar el alquiler. San Sebastián, con el 39,6%, es la que más recursos familiares absorbe, seguida de Barcelona (38,1%) y Madrid (33,4%). A continuación se sitúan Bilbao (31,9%), Palma (27,4%), Vitoria (26,5%), Cádiz (25,8%), Pamplona (23,2%) y Málaga (22,8%). La tasa de esfuerzo más baja, por el contrario, se encuentra en Ávila (13,1%), Lugo (13,9%), Teruel (14%), Zamora (14,1%), Jaén (14,2%), Cáceres (14,6%) y Ciudad Real (14,7%).