Visita de los miembros del Govern a las nuevas placas fotovoltaicas instaladas en Sa Dragonera. | CAIB

0

El islote de Dragonera será el primer territorio 100 % descarbonizado de Baleares, tras las instalación de de 12 placas fotovoltaicas que abastecerán el parque natural y suprimen el uso de carburantes fósiles. En total, se han instalado doce paneles solares para abastecer de energía las instalaciones de la isla: las casas de Es Garriguer, las casas de los visitantes, y el futuro sistema de depuración de aguas, ha detallado la Conselleria de Transición Energética, Sectores Productivos y Memoria Democrática en un comunicado.

Se han instalado doce placas fotovoltaicas de 2400 Wh (28,8 kWh) y unas baterías, obra encargada a la empresa Transformació Agrària, Tragsa, por 112.307 euros. El vicepresidente del Govern, Juan Pedro Yllanes, ha defendido que las administraciones deben dar ejemplo de lo que piden a la ciudadanía y «esta actuación es una prueba». Yllanes ha subrayado que Dragonera es «todo un símbolo de preservación del territorio y de apuesta por un modelo sostenible y respetuoso», por lo que, aunque la actuación llevada a cabo «es pequeña en comparación con otras, tiene gran importancia por lo que simboliza Sa Dragonera en el imaginario ecologista». «Ahora vuelve a ser un referente en materia de sostenibilidad y protección del territorio, y sus faros, ahora iluminados con energías renovables, nos dan luz y seguridad para acelerar el camino de la transición energética», ha añadido.

También la consellera de Sostenibilidad y Medio Ambiente del Consell de Mallorca, Aurora Ribot, ha destacado que esta iniciativa busca ser un ejemplo para Mallorca: «Sa Dragonera es el espejo cuando pensamos en conservación y ahora también lo será cuando pensemos en transición energética». Ribot considera que «ser autosuficientes en este ecosistema único, sin duda ayudará a mejorar la sostenibilidad ambiental del Parque Natural y también facilitará el trabajo a las personas que deban quedarse». «Nos permite ofrecer más recursos a científicos y científicas que desean quedarse en la isla para hacer estudios e investigaciones, así como mejorar las condiciones de los guardas que se pasan el fin de semana trabajando en la isla», ha explicado.