Se apuesta porque sean los centros los que decidan el modelo lingüístico que «tiene que posibilitar» que los alumnos adquieran las competencias en las dos lenguas, en el marco de lo que define el artículo 133.3 de la citada ley, según ha informado este lunes el Pacte en un comunicado. | Redacción Local

132

El castellano finalmente desaparecerá como lengua vehicular de la ley educativa balear, que se aprobará el martes en el Parlament. Los partidos del Pacte, presionados por Més per Mallorca y Més per Menorca, han negociado in extremis la modificación del texto después de saber que el Partido Popular votaría en contra de varios de los artículos que constituyen el modelo lingüístico de la normativa.

Concretamente, se suprimen los apartados c) y d) del artículo 133.1 de la ley, que hacen referencia a la vehicularidad de las lenguas cooficiales (castellano y catalán) en la enseñanza de Baleares. De esta manera, se apuesta por que sean los centros los que decidan el modelo lingüístico que «tiene que posibilitar» que los alumnos adquieran las competencias en las dos lenguas, en el marco de lo que define el artículo 133.3 de la citada ley, según ha informado este lunes el Pacte en un comunicado.

Noticias relacionadas

El cambio supone que se elimine el concepto «vehicular» para las dos lenguas cooficiales, pero en el caso del catalán queda protegido por el Decret de Mínims impulsado por el PP a finales de los años noventa. Éste establece que, como mínimo, se use en la mitad del horario lectivo permitiendo que los centros los superen. El Govern aceptó incluir la vehicularidad del castellano y del catalán en la futura ley a cambio de que el PP se abstuviera en la votación de la normativa. Sin embargo, el Pacte supo hace unos días que los populares no lo harían.

El hecho de que el castellano fuera considerado como lengua vehicular ha provocado tensiones dentro de Més per Mallorca, pero también en Més per Menorca. La tensión se intensificó a partir del miércoles, cuando el Moviment per l'Escola en Català a les Illes Balears amenazó con pedir un voto de castigo contra los partidos del Pacte si no paralizaban la tramitación de la ley y eliminaban este punto.