Contenedores en los puertos. La patronal de distribución de productos de alimentación, bebidas y limpieza indica que en estos momentos hay miles de contenedores paralizados en los puertos españoles y extranjeros por los problemas logísticos que ha provocado la pandemia desde 2020. | Redacción Local

89

La Asociación de Empresas de Distribución de Alimentos, Bebidas y Limpieza de Balears (ADED) ha anunciado que todos los productos lácteos y cárnicos procedentes de la Península registran importantes incrementos de precios, prácticamente del 50 %, por la escasez derivada del cierre de granjas durante los dos años de pandemia.

El presidente de ADED, Bartomeu Servera, afirma: «La situación nos ha pillado de sorpresa, pero en los últimos meses la escalada de precios ha sido brutal en los productos de alimentación. Falta materia grasa en toda Europa y esto ha provocado una escalada de precios progresiva. Para dar un ejemplo, si el pasado año se compraba la mantequilla a 3,90 euros, ahora se alcanzan los 6,60 euros».

Servera hace hincapié en esta escalada de precios porque tendrá repercusión en toda la cadena de valor alimenticia y de distribución en Mallorca, Menorca, Eivissa y Formentera. Otro aspecto que resalta el presidente de ADED, que es común ya desde hace un año, es el incremento de los fletes marítimos por parte de las navieras Trasmed (Grimaldi), Baleària y GNV.

«Los fletes siguen subiendo y encareciendo el transporte de mercancías de alimentación, bebidas y productos de limpieza procedentes de la Península. Todo este cúmulo de circunstancias, unido a la evolución del IPC mensual, es lo que provoca una situación económica negativa en cuanto a carestía de la vida a la que tienen que hacer frente familias, empresas y todos los canales de distribución», señala.

Repercusión

Los proveedores de productos de primera necesidad en las Islas, dentro de esta coyuntura, registran también aumentos de precios de entre el 20 y 40 %, incrementos que se tendrán que extrapolar a toda la red de consumo y que irá incrementando el IPC general, con el consiguiente impacto negativo en el poder adquisitivo de los consumidores.

Servera, asimismo, insiste en que el aumento de todos los costes energéticos también influye, circunstancia que puede distorsionar la evolución económica de las Islas a no ser que cambien las actuales circunstancias.

Preguntado sobre si su patronal está notando la progresiva reapertura de establecimientos turísticos de cara a la próxima temporada, indicó que «estamos detectando una apertura progresiva de hoteles en todas las zonas, lo cual indica que las expectativas de cara a esta temporada son buenas, pero hay que ver cómo evolucionan los acontecimientos con la pandemia y conflictos geopolíticos».

Apunta Bartomeu Servera que la apertura de hoteles también se aprecia en el segmento de bares y comercios en las zonas turísticas, que irá a más a medida que «nos acerquemos más al inicio de la Semana Santa».