Los más ricos pagarán más este año. Quienes este año compren una vivienda de lujo pagarán más dinero al Govern. El impuesto de transmisiones patrimoniales sube medio punto y los compradores de inmuebles de más de un millón de euros pagarán un 11,5 % de impuestos. | Efe

En plena crisis económica por la pandemia, con el PIB balear aún recuperándose del monumental desplome del año del confinamiento, con algunos trabajadores todavía en ERTE, pero con unas expectativas económicas que por fin apuntan a una relativa recuperación, el Govern empieza a ver la luz al final del túnel. Y lo hace gracias al dinero que le reportan los millonarios que han decidido comprar fincas, casas o pisos de alto valor inmobiliario en las Islas.

La Agencia Tributaria de Balears ingresó el año pasado 688,39 millones gracias al impuesto que pagan quienes compran una vivienda de segunda mano. La mayor parte de los ingresos corresponden a operaciones de inmuebles de lujo, aquellas superiores a un millón de euros, que en 2021 pagaron un 11 % en impuestos, realizadas en su mayoría por ciudadanos extranjeros. Eso quiere decir que, por la compra de una vivienda de un millón de euros, el comprador pagó al Govern 110.000 euros de impuestos. La multiplicación es fácil si, en lugar de un millón de euros, el inmueble vale dos o tres millones.

Los resultados del año pasado han ido mucho mejor de lo que previó el Govern en sus Presupuestos: logró un 55 % más de lo que presupuestó. Con la crisis provocada por la COVID-19, el Ejecutivo prefirió hacer unos cálculos prudentes y estimó que ingresaría 764 millones de euros con todos sus impuestos. La realidad ha sido muchísimo mejor para la Conselleria d’Hisenda y los ingresos han sido finalmente de 1.185 millones de euros. La cifra ha sorprendido incluso al Govern porque son 340 millones más de lo que se ingresó en 2020 y, además, hay otro dato que llama la atención de forma poderosa: el año pasado recaudó más dinero de todo lo que ha calculado para este año.

Las previsiones de 2022

Si durante 2022 se mantiene el comportamiento del año anterior o incluso se mejora por la recuperación económica, las cifras finales pueden ser de récord. La previsión de ingresos del Govern quedará corta a pesar de las denuncias de la oposición, que en su día aseguraron que el cálculo de ingresos en los Presupuestos de 2022 estaba hinchado.

A pesar de las reiteradas peticiones del PP para aprobar una rebaja de impuestos, el Govern insiste en que ni desaparecerá el de patrimonio, como pide la oposición, ni el de sucesiones, el que se paga cuando se obtiene una herencia. De hecho, en la ley de Presupuestos de este año incluso hay un pequeño incremento fiscal para los más ricos: quien compre una casa por un valor superior al millón de euros pagará un 11,5 % de impuestos en lugar de pagar un 11 % como hasta ahora. En el lado contrario, quienes compren una vivienda para destinarla a domicilio habitual pagarán un 5 % de impuestos aunque no sea la primera que compren. Eso sí, deberán acreditar que no poseen otra vivienda propia.

Punto de vista
Josep Pons Fraga

Expulsados

Josep Pons Fraga

El Govern dispara sus ingresos y la mayor capacidad adquisitiva de quienes disponen de más recursos y encarece el precio de la vivienda. Otra consecuencia es la gentrificación, que desplaza a los vecinos pobres de los barrios donde habían vivido siempre. Estamos creando unas islas para ricos que compran nuestras casas para residir unos meses al año y nos expulsan de la patria de la infancia. El Govern recauda más pero, ¿a qué coste social?