Imagen general de los académicos durante el evento. | Pere Bota

0

El doctor Macià Tomàs, presidente de la Reial Acadèmia de Medicina de Balears (RAMIB), pronunció las palabras de bienvenida en el solemne acto de inauguración del nuevo curso académico 2022 que tuvo lugar ayer en Can Campaner. En su parlamento hizo un breve repaso de la memoria del año anterior destacando el ingreso del doctor Oriol Bonnín como académico de honor o del doctor Josep M. Vicens como académico numerario. El secretario general de la RAMIB, Antoni Cañellas, procedió acto seguido a la lectura de la memoria académica, en la que destacó el apoyo recibido por la Conselleria de Presidència en cuanto al fomento de la investigación y el estudio de las diferentes ramas del conocimiento biosanitario.

El biólogo Sebastià Crespí fue el encargado de realizar la lección inaugural este año centrada en recordar la peste de 1820 y la evolución en salud pública desde entonces hasta la pandemia por COVID. «De los 1.684 habitantes que tenía Son Servera murieron 1.040», recordó. «En cuatro meses la población quedó reducida a 670 habitantes». El doctor Crespí destacó la relevancia de que la pandemia de hace dos siglos no se propagara por toda la Isla. «Está claro que    gracias a la peste de 1820 se introdujeron ciertos principios de la sanidad preventiva», señaló. «Hay alguna relación de causa efecto entre aquel aprendizaje traumático y el manejo de las epidemias posteriores», dijo.

PB2801220013748.jpg

Macià Tomàs con el académico correspondiente, Fernando Rotger.

PB2801220013744.jpg
El biólogo Sebastià Crespí.

El doctor Crespí destacó el papel de la salud pública, tan importante en la era moderna, y la importancia de incrementar la inversión en I+D, «hoy por hoy insuficiente». En este sentido recordó que parte de la esperanza está puesta en la llegada de fondos europeos y también en la nueva ley de ciencia ya anunciada. Tras la lectura inaugural, se libraron las distinciones y premios concedidos en los cursos 2020 y 2021. Respecto a este último se destacó, en particular, a los doctores José Ignacio Rodríguez Manent, Pere Salas Vives y Paula V. Moyano-Cires Ivanoff, nuevos académicos correspondientes y a la doctora Rosamaria Alberdi, cuyo galardón recayó sobre su trayectoria profesional. Pero también Miquel Bennassar y Fernando Rotger Salas recogieron su diploma y medalla de 2020, cuando fueron elegidos nuevos académicos correspondientes en el año en que, por las restricciones, la inauguración del curso se hizo a puerta cerrada.