Hasta la aparición de esta nueva subcepa, el 97% de los casos de ómicron correspondían al sublinaje BA.1. | SASCHA STEINBACH

4

La subvariante BA.2 de ómicron, también conocida como 'la sigilosa', ya circula en Baleares. Su expansión vertiginosa en países como Dinamarca, Reino Unido o la India ha causado la reacción de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que ya ha recomendado poner el acento en investigar esta nueva versión de ómicron.

Las evidencias científicas reunidas en torno a ómicron se basan principalmente en el sublinaje BA.1, pero se ha observado en los últimos días la presencia cada vez más importante del sublinaje BA.2, «que difiere del primero en algunas mutaciones, incluida la proteína espiga», según se reconoce en una actualización que ha realizado la OMS de la sección de su sitio web dedicada a informar del seguimiento de las distintas variantes del coronavirus. Hasta la aparición de esta nueva subcepa, el 97% de los casos de ómicron correspondían al sublinaje BA.1.

¿Por qué se llama 'la sigilosa'?

Ciertas fuentes científicas han indicado que esta subcepa tendría la capacidad de pasar inadvertida en los los test de diagnóstico, incluidos los de PCR, por lo que coloquialmente ya se denomina como 'la sigilosa'.

¿Es más grave que las otras?

De momento no hay evidencias que indiquen que la subvariante BA.2 pueda ser más grave que la BA.1. Sin embargo, tal y como indica la OMS, todavía son necesarias más investigaciones para determinar su virulencia y su capacidad de escapar a las defensas inmunológicas.