El portavoz adjunto de Més en el Parlament balear, Josep Ferrà. | Més per Mallorca

1

El diputado y portavoz adjunto de Més per Mallorca en el Parlament, Josep Ferrà, ha presentado una iniciativa para que el Gobierno incorpore al parque público de vivienda todas las propiedades de la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb). En una nota de prensa, MÉS ha indicado, este lunes, que la petición viene después de que el pasado 18 de enero el Gobierno aprobara un Real Decreto Ley para tomar el control de esta sociedad y asumir como pública su deuda que asciende a alrededor de los 35.000 millones de euros.

El representante ecosoberanista ha recordado que el rescate bancario supera ya los 101.000 millones de euros y que obviamente estas cifras «son escalofriantes y condicionarán el desarrollo de políticas públicas que ayuden a mejorar la vida de las personas en las próximas generaciones». Incorporar las viviendas de la Sareb en el parque público de viviendas es, ha asegurado Ferrà, «del todo lógico porque al fin y al cabo las necesitamos para combatir la problemática del acceso a la vivienda en Baleares y además es el Estado y la gente con sus impuestos quien asume la deuda del banco malo».

Ferrà también ha recordado que el ministro de Economía De Guindos y el ex presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en 2012 declararon que el rescate bancario «no costaría ni un euro» a los ciudadanos y que «la falsedad» del Partido Popular con relación al rescate bancario a coste cero «es probablemente la mayor 'fake new' de la historia de la democracia en España». Desde Més per Mallorca se ha instado al Gobierno a aprobar «de una vez por todas» una ley de la vivienda o modificar la legislación vigente para que los ayuntamientos puedan limitar los precios de los alquileres. Así, Ferrà ha explicado que «con las competencias actuales que tienen tanto Govern como ayuntamientos no podemos bajar los precios para combatir la emergencia habitacional en las Islas». «El Estado no nos permite ayudar a nuestra gente», ha remachado.